Las batallas en dos frentes del personal de salud contra el COVID

La contingencia, los protocolos de atención para pacientes con el coronavirus y la desinformación han hecho que médicos y enfermeras tengan que enfrentarse por un lado, a la enfermedad, y del otro a la desconfianza de pacientes y sus familiares

2321
Foto: Gustavo Alfonzo

La falta de comunicación entre el personal de salud y los familiares de los pacientes con COVID-19, ha propiciado que se tomen malas decisiones respecto a la persona enferma y que haya fricciones con los médicos y enfermeras o los acusen de negligencia, afirmó el pasado miércoles Sergio Zúñiga Quiñones, internista especialista de enfermedades infecciosas del área de COVID-19 del Hospital Civil de Guadalajara Fray Antonio Alcalde.

“Cuando revisamos al paciente y salimos con los familiares, sí pudiera haber alguna fricción por falta de información; pero estoy convencido de que gran parte de esa fricción, o el que no haya una buena relación médico-paciente-familiar, es porque no nos comunicamos de manera adecuada”, dijo durante su participación en el webinar “Héroes y heroínas del COVID-19, profesionales de la salud en el frente de batalla.

Añadió que para que haya una buena relación entre personal médico, paciente y su familia es indispensable que los médicos les den las bases para que ellos se sientan con confianza y sepan qué se hace en el hospital, cuál es el tratamiento y manejo que se da a las personas.

Debido a esto, el área COVID-19 del HCG dio facilidades para que las familias estén en contacto con la persona enferma mediante videollamadas, no sólo proporcionando un tiempo especial diario para ello, sino también facilitando los dispositivos móviles y el Internet.

La internista e infectóloga del área COVID-19 de dicho hospital, Monserrat Alvarado Padilla, dijo que los médicos se han enfrentado a la desconfianza de los familiares de los pacientes debido a la desinformación, y a que suelen creer que si llegan con un síntoma atípico, no son portadores de ese nuevo coronavirus y que van a ser contagiados en el hospital.

“Les cuesta mucho entender que se tiene que aislar, por el bien de su familia y de la sociedad, a una persona sospechosa de tener coronavirus. A pesar de que hay pacientes que requieren la hospitalización porque llegan muy mal, firman altas voluntarias, prefieren llevárselo a saber que van a estar en un lugar aislado y con pacientes con COVID”, subrayó Alvarado Padilla.

“Hay pacientes que pueden simular COVID-19 y los descartamos y los mandamos a sala general. No hemos tenido casos de pacientes que han estado hospitalizados y en dos semanas regresen porque se contagiaron en la sala de sospechosos de coronavirus, pues se toman todas las medidas de higiene y protección”, detalló.

La enfermera del área COVID-19 del Antiguo Hospital Civil de Guadalajara, Teresita de Jesús de la Torre Ávila, pidió a la población confiar en el trabajo que realiza el personal de salud que está plenamente capacitado para atender a los pacientes y darle el mejor manejo a su enfermedad, especialmente los del área de enfermería, quienes son los que están más cerca de las personas.

“Somos personas con una cédula profesional, con un título, con todo el compromiso, con  estudios de cinco años, pasamos por muchas cosas como los campos clínicos. Desde el segundo semestre vamos a los hospitales civiles, que son hospitales escuela, que se dedican a preparar al personal de enfermería. No sólo somos personas asistenciales”, dijo.

Indicó que muchos médicos y enfermeras han dejado sus casas para evitar contagiar a su familia y enfrentan largas jornadas de trabajo en el área del COVID-19.

El jefe de Enfermería del área COVID-19 del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, Ricardo Hernández Gómez, recalcó que el personal de salud que trabaja en ese lugar son voluntarios que quisieron colaborar en esta contingencia sanitaria, y ante los 22 ataques que se han registrado por parte de algunas personas en Jalisco han decidido seguir usando su uniforme en la vía pública.

“A pesar de las agresiones, es un orgullo ser enfermero y personal de la salud. No somos un medio de contagio, porque es un uniforme totalmente limpio con el que no tenemos contacto con los pacientes y lo seguiremos portando con orgullo”, concluyó.