José Alfredo Peña Ramos

769

El Rector General de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Ricardo Villanueva Lomelí, tomó protesta al rector del CUTonalá, para el período 2019–2022.

En el evento, Villanueva Lomelí afirmó que Peña Ramos llega a un centro que fue diseñado para que los estudiantes no sólo estudien en éste, sino que se queden a vivir durante los años de duración de su carrera, y “eso significa pensar en que no sólo debemos de formar profesionistas, sino formar seres humanos en toda la extensión de la palabra”.

Destacó que 15 por ciento de la infraestructura del plantel está dedicada a las aulas y los demás espacios a las actividades académicas y extracurriculares que fortalecen la formación de los alumnos y los invita a quedarse en el centro.

El Rector General le deseó éxito al nuevo rector, de quien dijo es una de las personas más importantes en su carrera universitaria y quien le ha ayudado desde su etapa de consejero universitario.

Tras la ceremonia de protesta, Peña Ramos declaró que su gestión tendrá el compromiso de trabajar al máximo para contribuir a que el CUTonalá se convierta, con la colaboración de los universitarios que lo conforman, en un centro modelo de la UdeG por su calidad académica, su compromiso social y su trascendencia positiva; que conjugue lo mejor de un centro universitario regional y uno metropolitano.

En su discurso, el nuevo rector propuso dos líneas de acción que permitirán el crecimiento de este campus en los próximos años: una relacionada con la transformación en una ciudad universitaria que busque la cultura de la paz y beneficie a su periferia.

Esto implica que tenga su propio museo, teatro, hospital, editorial, residencias para estudiantes, jardín botánico, reservas ecológicas, espacios deportivos, incubadora de empresas, restaurantes y transporte no motorizado, entre otras cosas. El proyecto “se constituye en seis ejes que son: calidad educativa; humanismo; compromiso social; conciencia medioambiental; innovación, y gestión pertinente”, detalló Peña Ramos.

La segunda línea de acción tiene que ver con generar una cultura de paz “positiva y sustentable”, que se tomará como forma de vida cotidiana para generar el respeto al otro, favorecer la justicia social y la convivencia democrática.