Inversiones térmicas al por mayor

337

Mientras que en las zonas rurales los habitantes pueden vivir con inversiones térmicas todo el año sin ninguna repercusión, en las grandes ciudades como Guadalajara, por sus altos niveles de contaminación, se recrudecen los problemas de salud.
A lo largo del año, hay cerca de 300 inversiones térmicas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, que el ciudadano común ni siquiera percibe. En cualquier lugar del planeta se presenta este fenómeno natural.
En un día normal, las capas cercanas a la superficie son más tibias en comparación con las más alejadas. Cuando ocurre la inversión térmica se forma una capa relativamente más caliente, entre los primeros 100 metros de altura, la cual actúa como una cubierta que impide el movimiento del aire, explicó el director del Instituto de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Guadalajara, íngel Meulenert Peña.
“El aire frío de encima tapona el caliente que está debajo y no lo deja moverse. A eso hay que añadirle los contaminantes”, esto trae como resultado una mala calidad del aire. En la medida que el sol calienta, “se rompe la inversión, el aire se mueve con mayor facilidad y los contaminantes empiezan a dispersarse”.

Mitos y realidades
El investigador del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la UdeG, comentó que aún se cree que las inversiones térmicas son las que afectan al ser humano, sin embargo, el problema real para el ser humano es la gran cantidad de automotores circulando, los contaminantes que emiten las industrias, los incendios, la quema de llantas, fogatas, entre otros.
Explicó además que un día puede registrarse una inversión térmica débil y romperse a las diez de la mañana, pero si hay mucho tránsito vehicular o embotellamientos, la ciudadanía va a respirar muchos contaminantes en pocas horas.
Otro punto a considerar es que las inversiones térmicas ocurren, sobre todo con la estabilidad de la atmósfera, es decir, cuando no hay sistemas de ciclones o de lluvia. El periodo de diciembre-enero, coincide con la temporada de mayor estabilidad, por lo que este tipo de condiciones atmosféricas pueden durar más tiempo.
“La población a veces nos llama y nos dicen: ‘Hoy hay inversión térmica, pero Miravalle es el lugar más crítico’, pero eso no es cierto, una vez que ocurre esta condición meteorológica es en toda la ciudad y en cualquier lugar se concentran los contaminantes. Lo cierto es que en la medida que avanzan las primeras horas de la mañana sopla el viento del norte a sur y arrastra la contaminación a Miravalle y Loma Dorada. Por eso en dichas zonas se concentra un poco más la contaminación”.
Hay que recordar que durante esta época se presentan mayores enfermedades respiratorias, alergias, irritación en los ojos y oídos, dolores de cabeza, etcétera. Por este motivo, el académico planteó que es necesario poner las alertas, ya que pueden ocurrir situaciones de contingencia.

¿Qué debe hacer la población?
Meulenert Peña explicó que la inversión térmica empieza a desarrollarse después de las doce de la noche. Su punto crítico es las siete de la mañana. A partir de esa hora empieza a bajar. Por esa razón se recomienda a la ciudadanía no hacer ejercicio al aire libre y dejarlo para las tardes.
De tener que salir de casa hay que hacerlo bien abrigados y con bufanda para evitar el frío, así como el ingreso de partículas nocivas en las vías respiratorias. Tomar muchos líquidos, fortalecer la dieta con frutas y verduras ricas en vitamina C. En cualquier caso, permanecer atento a lo que informa el IAM, a través de Internet o los diferentes medios de comunicación.

Ejercicio contraindicado
La señora Martha es una de las personas que salen a caminar o correr a uno de los parques de esta urbe. Para ella, su principal razón es la salud: “Yo diario voy a caminar, es la primera pastilla que me tomo”, ya que padece de presión alta
Para cubrirse del frío usa un pants y un suéter. Conoce lo que es la inversión térmica y que la contaminación puede afectarla, aún así todas las mañanas, a partir de las ocho, y durante una hora, hace su caminata que consiste en ocho vueltas por el parque llamado “La Arboleda”. Para ella es difícil salir a otra hora, ya que trabaja.
Aunque no los aparenta, tiene 70 años, su pelo no muestra canas y hay pocas arrugas en su rostro. Reconoce que en ocasiones está cansada o tiene flojera, pero al pisar el pasto “Me cargo de energía”. Luego de saludar a otra señora que trota agitada, dice que entre ellos se echan ánimos. “Ahorita son unas personas, pero a las cinco de la mañana son otras. Yo he venido a esa hora, pero siento que me robo tiempo para descansar y dormir un poco más”.