Infierno cotidiano

/

Hasta el aire donde habitas
mis ojos te acompañan
y funden en el cuerpo,
sangrienta espiral de fuego
donde la gallardía
me hace suya en el abismo
de su canto y de su pecho,
lo que dura el aliento
contenido de las ramas
suspendidas en el viento.
Vuelvo entonces a mi cuerpo
como plomo abandonado
en las olas del silencio
inflamado por la ausencia,
a la espera del encuentro
que deseo y reconozco
en los rojizos destellos
de tu rostro ensimismado
en los bordes de la nada.
Te miro, rasga el incendio
de tu ser el horizonte
y me pregunto, esta tarde,
si es uno solo o varios
los demonios que me abrazan
y conducen al infierno
cotidiano donde muero.

Acerca del autor

Deana Molina
Nació en Yucatán, creció en Sonora y actualmente vive en Tonalá, Jalisco. Ha publicado siete libros, entre ellos Silencio rojo y La suma azul (CONACULTA /Apalba, 2006, prólogo de Luis Vicente de Aguinaga). Aparece en las antologías Poesía viva de Jalisco y Muestrario de letras de Jalisco.

Comentar

1 Comentario

Comments are closed.

Más poesías