Historias de éxito y fracaso

181
An investor walks past the stock price monitor at a private securities company Monday Jan. 5, 2009 in Shanghai, China. Asian stock markets rose strongly Monday, with benchmarks in Tokyo and Shanghai gaining more than 2 percent, as Wall Street's rally and stimulus plans in the U.S. and elsewhere buoyed investor hopes for 2009. (AP Photo/Eugene Hoshiko)

China y México iniciaron sus procesos de transformación económica en los años ochenta. Sin embargo han obtenido resultados diferentes. Mientras que el primer país logró insertarse de manera exitosa en los mercados internacionales y crecer industrialmente, el segundo país no alcanzó iguales éxitos, afirmó José Benjamín Chapa García, profesor investigador del Departamento de Estudios Sociourbanos, del Centro universitario de Ciencias Sociales y Humanidades al dar resultados preliminares de su investigación “Política industrial en México y China, un estudio comparativo”. El estudio lleva un 70 por ciento de avance.
Los pronósticos son que China será para el año 2050 la principal economía del mundo. Desplazará a Estados Unidos. En cambio, México, si continúa con el mismo proyecto económico y con un gobierno tímido en orientar los procesos de desarrollo industrial, estará lejos de ubicarse en los primeros lugares.
En la nación asiática hay esfuerzos por orientar el proceso de industrialización, en cambio en nuestro país éste se ha dejado a la libertad del mercado. De los años cuarenta a los setenta se pensaba que había que ordenarlo, considerando ciertas ramas de la industria como prioritarias. Con el inicio de la apertura comercial y una política neoliberal en el país esto se dejó a un lado. La creencia era que el gobierno no debía intervenir para evitar distorsiones en el mercado. Durante el sexenio de Salinas de Gortari se decía que la mejor política es la que no existe.
“Como consecuencia, no hay un control efectivo sobre inversiones, tampoco respecto a cuáles áreas económicas o regionales son prioritarias. El resultado es un crecimiento limitado en el Producto Interno Bruto”. Explicó que el crecimiento económico acumulado de 2000 a 2008 en China ha sido de un 80 por ciento acumulado, mientras que México sólo alcanzó un 15 por ciento.
En China el gobierno sí se ha orientado el proceso de crecimiento. Considera áreas regionales prioritarias y desde los años ochenta decidió apoyar la producción industrial de consumo básica, como ropa y calzado. Después derivó a artículos más complejos como juguetes y electrónicos. Como resultado este país empieza a tomar fuerza en lo que se refiere a la industria electrónica. Otra táctica fue incentivar a diferentes tipos de industrias. Específicamente los ramos que el país quería que se establecieran en su territorio.
México no tiene una política similar, sino una industria horizontal. Es decir, hay una mínima cantidad de apoyos para quien los pueda tomar, pero sin priorizar los sectores geográficos y económicos.

Correcto e incorrecto
Durante el sexenio de Vicente Fox la creencia era que al país asiático le iba a ir mal porque no estaba tomando las políticas adecuadas. Los resultados no fueron los esperados. Salta a la vista el éxito de China. “Mientras en estos momentos los chinos están muy preocupados porque van a tener un crecimiento económico de alrededor del ocho por ciento, en México espera un crecimiento, para los muy optimistas, del uno por ciento y los muy pesimistas de menos uno por ciento.”
México, que hace todo lo que debe de acuerdo al Fondo Monetario Internacional y los organismos financieros mundiales, tiene resultados negativos. En cambio, China, que realiza todo lo que no debe de hacer, obtiene resultados exitosos.
“Los incentivos y promociones que hay en el país para la industria son mínimas. Un ejemplo es el Consejo Estatal de Promoción Económica. Tiene algunos millones de pesos anuales para promover industrias, pero ¿qué son los millones de pesos cuando puede llegar una con una inversión de miles de millones de dólares?”.
Un proyecto enfocado a reducir impuestos a cierto tipo de industrias y en las fuerzas de trabajo podrían hacer la diferencia en el país, pero ese tipo de proyectos no existen. Cierto que hay arreglos que no son normativamente establecidos, lo que genera problemas ya que son discrecionales. Es decir, si alguien tiene contactos y relaciones podría establecer arreglos que le permitan pagar menos impuestos o diferirlos. “El problema es que eso no es un proyecto nacional, sino una componenda particular y éstas no desarrollan a un país y hacen continuo el modelo de corrupción y subdesarrollo”.

Regiones ricas y pobres
En China hay zonas con diferentes desarrollos económicos. “El área de Shangai, Beijín y las regiones costeras tienen un desarrollo económico que les permite tener niveles de vida altos, de un país en vías de crecimiento con mucho éxito”.
Hay otras áreas subdesarrolladas ubicadas hacia el oeste. Éstas tienen economías de subsistencia basadas en la agricultura. En esas falta más inversión económica. Uno de los proyectos chinos es girar hacia esas regiones.
México también tiene regiones más desarrolladas que otras. No es lo mismo hablar de Nuevo León que de Chiapas. Cierto que hay un discurso enfocado a llevar inversiones hacia las áreas menos desarrolladas, pero en la práctica esto no existe. Las inversiones se concentran en los polos de desarrrollo económico.