Gobiernos deficitarios

471
Fachada palacio de gobierno municipal de Guadalajara

A pesar de las últimas reformas en materia de disciplina fiscal, que ponen candados al endeudamiento de estados y municipios, la carga de los pasivos sigue siendo colosal y ronda  los 510 mil millones de pesos, de los cuales el 75 por ciento se concentra sólo en diez entidades.

El eslabón más débil son los municipios, que representan alrededor de 51 millones de la deuda total, de los cuales el 60 por ciento se concentra únicamente en 20 ayuntamiento, mientras que el restante 40 se reparte entre otros mil 856.

Estos son algunos de los hallazgos de la investigación titulada “El problema del endeudamiento en los gobiernos locales en México”, elaborada por Jesús Arroyo Alejandre y Elizabeth Delgado García del Centro Universitario de Ciencias Económica Administrativas (CUCEA), en que analizaron a 32 entidades federativas y mil 876 municipios.

“La descentralización fiscal promovida en los ochenta y los cambios posteriores al artículo 115 constitucional en el mismo sentido, conllevó a las entidades y municipios a ejercer sus recursos de manera más independiente. Ese ‘libre’ ejercicio sin una regulación pertinente, creó las condiciones deficitarias en las que se encuentran muchos de los estados y municipios del país, no obstante, la reciente normatividad de disciplina fiscal limitará el endeudamiento público, lo que podría conllevar problemáticas en el desarrollo económico de las entidades”, plantea Arroyo Alejandre, miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III.

Del total de la deuda pública, el 10 por ciento está repartido en municipios, y el resto en los gobiernos estatales. Aunque las deudas de los estados son mucho más grandes, proporcionalmente los pasivos no representan un porcentaje tan alto de los presupuestos, mientras que en los municipios se refleja con mayor impacto negativo, al tratarse de la autoridad que atiende directamente al ciudadano en la dotación de servicios.

“Es más preocupante en municipios, porque tienen una estructura débil de recaudación. Es dependiente a las transferencias que hace el gobierno del estado. El municipio depende de ello y el estado depende de los recursos federales. En un momento que exista un colapso a nivel federal, el municipio no sería capaz de sacar adelante las deudas. Es un gran problema”, agrega Elizabeth Delgado.

En cuanto a la dimensión estatal que se estudió en la investigación, el 75 por ciento de los pasivos se concentra en diez entidades: Coahuila, Chihuahua, Nuevo León,  Estado de México, Distrito Federal, Veracruz, Jalisco, Quintana Roo, Sonora y Chiapas.

Los datos arrojan que de 2008 a la fecha la contratación de créditos en los estados se triplicó y el monto que se debe a la banca privada es tres veces mayor al que se adeuda a la banca pública. Bancomer, Banorte y Grupo Interacciones son las instituciones con las que más se adquirieron los pasivos.
En cuanto a los ayuntamientos, el 25 por ciento de la deuda total se concentra en cinco municipios. Los diez más endeudados son: Tijuana, Guadalajara, León, Zapopan, Monterrey, Benito Juárez, Hermosillo, Mexicali, Nuevo Laredo y Tonalá.

De acuerdo con la investigación, los municipios menos poblados recurren a créditos otorgados por la banca de desarrollo invirtiendo más en obra pública, debido a que la banca privada no tiene interés en otorgar créditos donde los municipios no tengan las suficientes  garantías para solventar su deuda.
“En contraste, los municipios grandes en población y más endeudados con la banca privada, es necesario que los institutos de transparencia difundan la evolución de la deuda y su servicio, así como los acreedores y el destino del gasto proveniente del financiamiento por deuda”, asegura Arroyo Alejandre en sus conclusiones.

Independientemente de las reformas para atarle las manos a los gobiernos, el problema ya existe. Para amortiguar los impactos, Delgado García propone que se emprendan políticas de austeridad, reducción de gasto corriente  y hacer más eficiente la recaudación de impuestos, para lo cual es imperioso que la ciudadanía vea resultados tangibles en la aplicación del recurso que se obtiene de los contribuyentes.

“Sería importante que el gobierno municipal busque nuevos mecanismos de recaudación, pues tienen muy poco juego en este papel y es por eso que incurre mucho en la deuda. Si el gobierno encuentra maneras de aumentar la recaudación y eso que se recauda es proporcionalmente ejercido en inversión pública, de alguna manera incentivaría y se daría un círculo virtuoso pues traería más ingresos ”, finaliza.

Artículo anteriorInicia VII Reciclón en Preparatoria de Tonalá
Artículo siguienteAumenta 16% la anidación de Tortuga Golfina en comunidad de Platanitos Nayarit