Fragilidad y vulnerabilidad de las artes escénicas ante la pandemia

Giras canceladas, recortes presupuestales e incertidumbre sobre cómo y con qué medidas reanudarán las actividades en teatros y foros, son algunos problemas y retos que representantes del gremio externaron en la primera de una serie de charlas virtuales que organizó Cultura UDG

127
Foto: Fernanda Velázquez

Como parte de las actividades que Cultura UDG ha generado durante esta contingencia sanitaria, se iniciaron mesas de diálogo virtuales con el objetivo de abordar, desde diferentes perspectivas, los problemas, retos y propuestas de la comunidad artística escénica ante la pandemia del Covid-19. Estas mesas de diálogo han sido dividas en tres: creadores; productores; promotores y espacios independientes.

La primera mesa se realizó el 19 de mayo a través del Facebook de Cultura UDG, con la participación de los creadores escénicos: Karina Hurtado, Fausto Ramírez, Jorge Fábregas y Beatriz Cruz, y moderada por Sergio Ramírez. Los cinco participantes tienen una amplia trayectoria en la creación de espectáculos de teatro y danza en Jalisco.

Ante un panorama de funciones y giras canceladas, los invitados dialogaron sobre sus experiencias, sobre la vulnerabilidad del sector y la falta de organización; así como de los factores políticos: recortes presupuestales, desaparición del FONCA y los efectos económicos que esto provoca.

Participantes a la charla transmitida por el Facebook de Cultura UDG.

Jorge Fábregas dijo que la mayor fortaleza de las artes escénicas es la presencia. La comunidad y la proximidad con sus públicos es ahora su mayor debilidad. Y ante ello, es tarea de los artistas encontrar la esencia del teatro y la danza sin recurrir a los teatros y foros.

El gremio artístico, en especial los creadores escénicos, ha vivido constantemente una precariedad en los apoyos y el desinterés del público. Ante esto, Beatriz Cruz contó su experiencia al renunciar a presentar espectáculos de danza en los teatros, situación que se agudiza durante la pandemia.

La conversación versó sobre el futuro, lo que le deparará a los teatros. Fausto Ramírez habló de la resiliencia histórica de los teatreros, e hizo un llamado a buscar nuevas formas de vinculación con un público que regresará con miedo y desconfianza a los espacios ante el temor de contraer la enfermedad.

Karina Hurtado resaltó la vulnerabilidad de los artistas escénicos, pues ante la proximidad que implica compartir el espacio con compañeros sobre el escenario, hay un mayor riesgo de contagio, situación que se ve agravada por la falta de seguros de gastos médicos que caracteriza al gremio.

Mencionó el dolor que representa la imposibilidad de encontrarse con los otros, pero hizo un llamado a la unidad, la solidaridad y a la consolidación de un gremio que visibilice la fragilidad de las actrices y actores ante la pandemia.

La falta de apoyos y organización, al igual que la posibilidad de estar en escena y tener contacto con el público, tiene sumidos a muchos creadores en la incertidumbre. Foto: Gustavo Alfonzo

Sergio Ramírez, moderador de la mesa, habló de la experiencia que están teniendo otros países con el desconfinamiento, de las nuevas medidas de seguridad que tendrán que adoptarse.

Cuestionó la forma en la que las producciones podrán costear próximos espectáculos en medio de una crisis económica, para lo cual hizo un llamado a las autoridades a no desproteger a este sector, y a la solidaridad entre los propios artistas.

Jorge Fábregas dijo estar confiado de ser lo suficientemente capaces para continuar incursionando en los medios audiovisuales a través del teatro y la danza, aunque eso implica entrar en una dinámica de extrema competencia que representa la virtualidad, espacio donde es difícil monetizar y exigir un pago por los servicios culturales que ahí se ofertan.

Beatriz Cruz dijo que los espacios íntimos, más reducidos, sufrirán de forma más directa al regresar las operaciones, pues si el público tendrá miedo de asistir a un espacio grande, donde puede estar separado de otros espectadores, tendrá mayor recelo en espacios pequeños como foros y centros independientes.

Fausto Ramírez cerró la mesa con la reflexión de que son las crisis las que generan que volvamos al entramado social, y que esta es una oportunidad para pensar en futuros proyectos, nuevas poéticas y nuevas estrategias para solucionar las carencias del sector de las artes escénicas.

Las dos próximas mesas de diálogo tuvieron lugar los días 20 y 21 de mayo, a las 17:00 horas, a través del Facebook de Cultura UDG.

Esta mesa de diálogo puede ser consultada de forma permanente en el vínculo https://www.facebook.com/watch/live/?v=2723371691123969