Fernando Vevia Romero el caballero de armonioso caminar

357

La Universidad de Guadalajara (UdeG) realizó un homenaje póstumo a Fernando Carlos Vevia Romero, Maestro Emérito de esta Casa de Estudio, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

Con seis guardias de honor, directivos de la UdeG, rectores de centros universitarios, funcionarios de la administración general, la comunidad del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) al cual estaba adscrito, el Comité Editorial de Letras para Volar y su familia, recordaron al gran académico y escritor.

“Recibí la invitación por un semestre y me quedé 30 años. Así dijo el doctor Vevia alguna vez. Gracias por haberse quedado estos treinta años con nosotros en Guadalajara y a partir de hoy toda la vida en el recuerdo de todos los universitarios. Desafortunadamente tanto la vida institucional como humana, también fluye sobre momentos felices e inevitables momentos de tristeza, como el que hoy nos convoca. Con gran pesar nos reunimos este día a despedir al doctor Fernando Carlos Vevia Romero”, señaló el Rector General de la UdeG, Ricardo Villanueva Lomelí.

Al acto acudieron los familiares del Maestro Emérito, encabezados por su esposa, Irma Lopez Martínez y amigos del homenajeado. Su sobrina, Monica Salazar Vevia, dirigió unas palabras.

“Mi tío siempre estuvo muy agradecido con México, con los mexicanos en general y muy especialmente a su familia mexicana que siempre le hicieron sentirse como un miembro más. Sus metas profesionales también se vieron colmadas: la insignia de la Universidad de Guadalajara le brindó la oportunidad de desarrollar una trayectoria como maestro investigador y traductor”, recordó Salazar Vevia.

Recordó además el amor fraternal que profesó a su familia. “En especial a Paloma e Isabel, sus hermanas gemelas. Él era incluso el único capaz de distinguirlas”.

Raúl Bañuelos, poeta y amigo del homenajeado, recordó como el maestro “lleno de dulzura y elegancia”, siempre llegó puntual a las clases en la extinta facultad de Filosofía y Letras, que se transformaría en el Departamento de Letras del CUCSH.

Lo calificó como “un caballero de armonioso caminar”, y señaló: “Te ganaste la recompensa divina, muy querido maestro”.

Carmen V. Vidaurre Arenas, académica del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, y amiga, recordó que Vevia Romero fue autor de más de una docena libros, artículos, capítulos libros y ensayos y que el mejor homenaje que seguirá recibiendo es que las nuevas generaciones lean su obra.

Fernando Carlos Vevia, oriundo de Madrid, donde nació en 1936, obtuvo el título de licenciado en Filosofía por la Universidad Comillas (sede Madrid) y el de licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid.

Realizó estudios de doctorado en Filosofía en la Universidad de Comillas, después de cuatro años de posgrado en la Universidad de Deusto (Bilbao) en las mismas disciplinas.

Dedicó más de 50 años a la enseñanza en los campos de la literatura y la filosofía, desempeñándose como profesor, investigador y traductor en España, Francia, Alemania y México.

A partir de 1975 se dedicó a enseñar en la Universidad de Guadalajara y desde 1994 estaba adscrito al Departamento de Letras de la División de Estudios Históricos y Humanos del CUCSH.

Además, coordinó la Colección de Ensayo del Programa Universitario de Fomento a la Lectura “Letras Para Volar”, en el que también aportó el primer título de la colección con La sociedad mexicana en el teatro de Rodolfo Usigli.