Estudiantes del CUCSur destacan en ENACTUS 2020

Obtuvieron el tercer lugar a nivel nacional por eEco protector solar Huitzil, el cual además de biodegradable, ecológico y resistente al agua, es un proyecto potencial para generar empleos

806
El producto no daña los corales, y, además, parte de lo que recaben con sus ventas lo destinarán a la protección de los arrecifes. Foto: Internet

Por ser un proyecto protector del ambiente y con conciencia social, el eco protector solar Huitzil fue acreedor al tercer lugar en la Competencia Nacional Enactus 2020, y es resultado del esfuerzo de cuatro estudiantes del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur).

En esta edición fueron postulados 52 proyectos en el país y quedaron en total cuatro semifinalistas. El equipo del CUCSur quedó ubicado en tercer lugar a nivel nacional.

En el concurso participaron, además, proyectos de universidades como el Tecnológico de Monterrey, la Universidad Iberoamericana y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

ENACTUS reúne cada año a los equipos de Enactus México para que presenten los resultados de sus negocios sociales frente a un jurado integrado por empresarios y ejecutivos, quienes evalúan el grado de impacto en las comunidades y la sustentabilidad de dicho negocio.

El equipo del CUCSur, integrado por Nayhomi Liliam Michel Pelayo, estudiante de la licenciatura en Contaduría Pública; Cuitláhuac Corrales López, Jesús Ricardo Segovia Morales y Alan Geobrany Reyes Manjarrez, todos ellos estudiantes de Biología Marina, participaron en la edición de este año presentando un protector solar biodegradable, ecológico y resistente al agua, que ellos mismos diseñaron.

“Los principales ingredientes son arroz, aloe vera y almendras. Tiene vitamina E, que le da al producto una ventaja adicional al ayudar a diferentes tipos de piel con problemas como acné, cutis con arrugas, además de hidratar. El producto aporta 93 por ciento de protección en 300 minutos”, explicó Michel Pelayo.

El protector Huitzil está en el rango de protección del Instituto Dermatológico Mexicano, y al nivel que alcanzan otros protectores de la competencia, explicó.

Michel Pelayo detalló que los protectores solares comerciales están contribuyendo a la extinción de los corales marinos por los químicos que contienen. A muchos de estos productos les suelen incluir sustancias como dióxido de titanio, oxibenzona y bencenos, que contaminan el agua.

“Nuestro producto no contamina. Incluso se hicieron estudios con corales, y no los daña”.

Añadió que uno de los beneficios que aportan los arrecifes de coral es la generación de 80 por ciento del oxígeno del mundo.

El uso de este tipo de cremas, junto con el calentamiento global, están relacionados con la tasa de mortalidad de los arrecifes de coral, ecosistemas fundamentales para la regulación de la vida marina en el mundo, y de gran importancia para sostener los sistemas pesqueros. Por lo que parte de las ganancias que el equipo obtenga con su producto se va a destinar a la restauración de corales.

El proyecto incluye la producción del producto con impacto ambiental, ya que el envase es de plástico reciclado, producto de la recolección gracias a campañas de limpieza que impulsa el equipo de estudiantes en las playas; además de apoyar la educación ambiental para niños mediante visitas a las escuelas para crear una cultura de reciclaje y separación de desechos, y generación de talleres para madres de familia sobre empoderamiento y negocios; tienen asimismo la opción de comercializar el protector para obtener ingresos.

Este proyecto tiene la ventaja adicional de generar empleos. “Llegamos a generar hasta cinco empleos en una zona rural. Todas eran mujeres. Tres en la producción, y otras dos charlando sobre nuestro producto, el cual va a salir a la venta de manera oficial el 15 de septiembre, en la página web ecohuitzil.com”, dijo.