Erotismo on line

322

El incremento en el uso y desarrollo de las nuevas tecnologías es un factor determinante para el surgimiento de nuevos problemas, como el del sexting, práctica que consiste en enviar contenido de tipo sexual o erótico a través de redes sociales o mensajería instantánea.

España y Chile encabezan la lista de países que han realizado más investigaciones sobre sexting (anglicismo que proviene de la contracción de las palabras sex y texting, término que hace referencia al envío de mensajes vía celular). Algunos reportes arrojan que más del ocho por ciento de los adolescentes utilizan el teléfono móvil para publicar fotos con contenido sexual.

En cuanto a México, la Alianza por la Seguridad en Internet indicó en 2014 que hasta cuatro millones de personas entre seis y 16 años han realizado esta práctica.

A través de la investigación “Sexting como conducta sexual de riesgo en bachilleres de Puerto Vallarta y Ocotlán, Jalisco”, profesores de la Preparatoria de Puerto Vallarta, de la Universidad de Guadalajara, buscan estudiar los riesgos a los que expone esta práctica en las redes sociales, explica María de los Ángeles Cristina Villalobos Martínez, docente de la preparatoria del puerto.

“Los chavos están muy inmersos en su vida on line, al pendiente de lo que sucede en las redes sociales, por lo que exponen mucho material de contenido delicado, desde información personal, fotografías en poses un tanto sugerentes y con trajes de baño”, ya que para ellos “es normal, significa estar ‘en la onda’, pero el problema radica en que en la red existen personas que buscan a jóvenes vulnerables para acosarlas, extorsionarlas o en situaciones relacionadas con la prostitución”.

La especialista realizó un estudio previo para conocer la incidencia del fenómeno en personas de 15 a 19 años que radican en el destino turístico. El entorno donde la aplicaron fue una escuela de Puerto Vallarta.

Incluyó a 80 participantes y encontró que “el 60 por ciento aceptó haber utilizado el internet y el celular para esta práctica por lo menos una vez. La característica de estos muchachos es que son de un nivel socioeconómico A-B, es decir, muy alto”.

A partir de ahí nació el interés de realizar una comparación con Ocotlán, sitio con menor afluencia de turistas. Por ello colaboran los docentes del área de ciencias sociales de la Preparatoria de Puerto Vallarta, Salvador Villalobos Andrade y Salvador Torres González, además del profesor de la Escuela Regional de Educación Media Superior de Ocotlán (EREMSO), Guillermo Ochoa Gutiérrez.

En conjunto aplicarán encuestas a casi mil estudiantes de ambos planteles y a través de un test medirán el nivel de resiliencia de los jóvenes, esto es, la capacidad que tienen de afrontar los problemas: “Si llegaran a caer, queremos estar seguros de que podrán salir adelante limitando el daño emocional que puedan tener”.

Para la experta es importante la resiliencia, a raíz de los casos de suicidios juveniles suscitados en el ámbito internacional a partir de las burlas que reciben cuando son publicadas sus fotos y videos sin consentimiento.

“Queremos hacer visible esta problemática, crear conciencia en jóvenes y adultos sobre el riesgo en el que se encuentran en las redes sociales cuando no las manejan adecuadamente. Los jóvenes comúnmente piensan que como no ven la consecuencia negativa de manera inmediata, significa que no la habrá”, mencionó Villalobos Martínez.

En 2013, 38.5 por ciento de los jóvenes mexicanos entre 19 a 29 años tenían un teléfono celular, pero en la preparatoria “podemos darnos cuenta de que casi todos los muchachos tienen un celular inteligente. Por esta razón nos interesa conocer a profundidad el tema y en dado caso, colaborar para disminuir su exposición y vulnerabilidad al sexting”.

La docente explicó que la brecha generacional ocasiona que “los padres de familia y adultos se encuentren al pendiente de lo que sucede en la vida off line o cotidiana, pero los dejamos totalmente desprotegidos en las redes sociales, porque no entendemos las nuevas herramientas, y en el mundo on line no hay reglas”.