En sus marcas listos a correr

401

A pesar de que aún falta más de un mes para el inicio de los Panamericanos, para Ramona, atleta multidisciplinaria del CODE, la espera terminó, y en un monólogo de un solo acto, participa en una serie de disciplinas, entre las que se encuentran: atletismo, taekwondo, nado sincronizado y box. En ellas muestra su resistencia ante la impunidad de los organizadores, así como de todos los temas de la agenda actual, con una crítica severa.
Ramona es una joven ingenua de 17 años que viene de Sonora a Guadalajara por azares del destino, ya que a su hermano pequeño, Juanito, lo trasladaron al Centro Médico desde el estado norteño, luego de que ocurriera un siniestro. La guardería a la que acudía el pequeño se incendió y él fue una de las víctimas.
Al llegar a Guadalajara, Ramona aceptó entrar al CODE, seducida porque le pagaban 600 pesos mensuales “por hacer deporte”, aparte de que recibía dietas y entrenamiento de extranjeros que la guiaba por el camino de la resistencia, de la que todos los mexicanos tienen y demuestran todos los días en los sucesos que los involucran directamente y que cubren las primeras planas de los diarios.
La obra fue estrenada el pasado domingo 28 de agosto en el Centro Cultural Jaime Torres Bodet. Hace una sátira de los acontecimientos políticos de nuestros días y del cómo son vistos desde la máscara de un ciudadano. Los temas que analiza son: la guerra de Calderón contra el narco, las declaraciones del secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, el incendio de la guardería ABC, entre otros, siempre con la próxima gesta deportiva de fondo.
Corre Ramona corre es un monólogo que aparte de hacer reflexionar al público asistente, da una chispa de humor a todas las noticias para que durante el acto los espectadores se rían de su cotidianidad. Es dirigida por Verónica López García, quien debuta como directora teatral luego de ver al género desde otras vertientes, como desde el periodismo cultural.
El clímax llega cuando Ramona “Puños di oro” Domínguez decide participar en el box, disciplina que la noquea desde el momento de entrar al ring, con ganchos de izquierda y derecha que provienen de encabezados como: “Aumento del número de cadáveres sin nombre en Jalisco”, “Crece violencia contra las mujeres”, “Impunidad a dos años de la tragedia en la guardería ABC”, “Hasta 2011 se reportan 35 mil asesinatos en la guerra contra el narco”, “En México la educación pierde la batalla”… es ahí donde Ramona prácticamente pierde su lucha particular.
Al final del acto, Ramona, de tanto competir, termina de indigente dialogando con la estatua del Dr. Atl, en la rotonda de los hombres ilustres. Sin embargo, su esperanza de ganar una medalla para su país la mantiene firme, ya que se la pasa consiguiendo para comprar su silla de ruedas y prepararse para los juegos Parapanamericanos.
La peculiar deportista inicia su acto como en un documental y los apoyos de la escena son audiovisuales. La obra fue escrita y actuada por Azucena Evans, mientras que Verónica López García la dirige. La producción es financiada por la iniciativa privada. Ramona estará participando en las diferentes disciplinas los domingos de septiembre a las 18:00 horas. También la presentarán los jueves y viernes a las 20:30 horas en el teatro Estudio Diana, donde la temporada será hasta finales de noviembre.

Artículo anteriorChe Bañuelos
Artículo siguienteMovilidad urbana