En México hay discrepancia entre las leyes y la realidad que viven los ciudadanos

Presentaron el libro “Temas selectos de derechos humanos. Estudios en homenaje a los diez años de la reforma constitucional en derechos humanos en México”, en la Biblioteca Iberoamericana

679
Foto: Adriana González

México cuenta con una adecuada legislación para garantizar los derechos humanos en diversos ámbitos, pero hay una discrepancia entre las leyes y la realidad que viven los ciudadanos todos los días, dijo José Trinidad Padilla López, Director de la Biblioteca Pública del Estado de Jalisco Juan José Arreola.

Lo anterior, durante la presentación del libro Temas selectos de derechos humanos. Estudios en homenaje a los diez años de la reforma constitucional en derechos humanos en México, realizada este viernes en la Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz.

Foto: Adriana González

Padilla López afirmó que el problema en México es que las leyes no siempre son aplicables debido a diversas causas y contextos relacionados con la corrupción o el concepto de ciudadanía.

El problema es la aplicabilidad o la aplicación defectuosa de las mismas. Puede deberse a una escasa cultura del respeto a la legalidad entre los ciudadanos, a veces a la simple corrupción por parte de quienes tienen la obligación de observar y hacer aplicar la ley; muchas otras veces como consecuencia de un orden estructural que se evidencia en una creciente incapacidad material, financiera y humana del Estado en sus tres órdenes para hacer la letra y el espíritu de las leyes”, indicó.

Foto: Adriana González

La Rectora del Centro Universitario de Tlajomulco (CUTlajomulco) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Irma Leticia Leal Moya, dijo que los textos incluidos en este libro invitan a una reflexión profunda en un espíritu de generar debate en la búsqueda de defender los derechos humanos.

“Constituye un llamado a la ciudadanía y un toque de alerta sobre cuánto se debe de hacer para contar con un Estado y una sociedad funcional y garante de la dignidad humana. Sobre todo esto, la obra procura contribuir, por un lado, a la lucha por la construcción de una democracia que sea compatible con los elevados índices de violencia, crimen e impunidad y, por el otro, a la concientización de que un Estado de derecho sólo puede construirse con el pleno respeto de todos los derechos para todas las personas”, expresó.

Foto: Adriana González

El Presidente del Comité de Participación Social, del Sistema Estatal Anticorrupción del Estado Jalisco, José de Jesús Ibarra Cárdenas, señaló que esta publicación es una obra imprescindible para los estudiosos de los derechos humanos y para toda persona interesada en el estatus del poder en México, cómo ha cambiado en estos diez años y cómo se han cuestionado las estructuras de poder, y si han abonado al derecho de las personas.

“Lamentablemente, no hay buenas noticias; van a encontrar en el libro una dicotomía terrible: por una parte se muestran las ventajas normativas, los cambios y reformas al artículo primero constitucional que tanto costaron, entre otras cosas que son mecanismos de avanzada para que las instituciones protejan de manera efectiva a los derechos humanos; sin embargo, se reconocen al mismo tiempo las resistencias judiciales, es decir, la dicotomía entre lo normativo, lo prescriptivo y cómo esta reforma chocó con una realidad compleja que no ha dado los mejores resultados”, explicó.

Foto: Adriana González

El consejero ciudadano del Consejo de la Judicatura del Estado de Jalisco y coordinador del libro, José de Jesús Becerra Ramírez, señaló que esta obra iba a ser editada hace dos años, en el aniversario 70 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero decidió enfocar su atención en la reforma de derechos humanos, que ha sido el cambio más importante desde la Constitución de 1917.

La diputada Mara Robles Villaseñor moderó la presentación del libro, que contiene 14 ensayos de diversos autores y quienes analizan cómo surgió la reforma de derechos humanos, cómo ha sido aplicada la ley, así como los retos en un país con una inseguridad pública creciente.

Artículo anteriorCUValles exige que le sean devueltos a la UdeG los 140 millones de pesos
Artículo siguienteCartón Falcón