Policías en las calles del Centro de Guadalajara
En Jalisco no hay ámbito que escape de los efectos del narcotráfico

La Editorial Universitaria de la UdeG publicó un libro en el que investigadores destacan la relación del narco con la salud, la economía y la psicología de las y los mexicanos

El narcotráfico y el crimen organizado es un problema multifactorial que atraviesa todos los sectores de la vida social, tanto en lo público como en lo privado, coincidieron especialistas de la Universidad de Guadalajara coautores del libro Salud, violencia, drogas y narcotráfico.

Bertha Lidia Nuño Gutiérrez, investigadora del Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento, adscrito al Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), afirmó que no hay un ámbito en México que escape a los efectos que el narcotráfico significa en todos los niveles de la sociedad.

Dijo que no sólo las personas adictas necesitan una atención de salud, además de requerir recursos para su rehabilitación; sino también las ciudadanas y ciudadanos que deben pagar las consecuencias de la inseguridad, la violencia, los impuestos que aportan para combatir a los grupos del crimen organizado y que podrían solucionar otro tipo de problemas.

Es un problema multidimensional y es casi imposible decir que afecta a un sector más que a otro; uno pensaría que porque no se consumen las sustancias está exento del problema, pero la realidad es que nos afecta a la sociedad toda, pues con nuestros impuestos estamos pagando servicios de salud de las personas adictas, que no pueden ser personas funcionales, que pierden días laborales, que tiene efectos en todas las dimensiones: social, familiar, individual y económica”, explicó Nuño Gutiérrez. 

Además de las miles de muertes, las desapariciones y la inseguridad que la lucha contra el narcotráfico ha dejado en el país, Axel Orozco Torres, académico del Centro Universitario de los Valles (CUValles), enfatizó que éste también ha traído problemas económicos a las y los mexicanos, pues se han modificado las relaciones de poder en ciertos lugares que antes eran considerados como tranquilos.

El pueblo mágico de Mazamitla, que ha sido escenario de enfrentamientos y despliegue de las fuerzas del crimen organizado en el último año; más recientemente a inicios de diciembre, en el que hubo muertes de delincuentes y personas civiles heridas; estos hechos han provocado que los turistas hayan comenzado a alejarse.

“Esto ha traído que este tipo de lugares dejen de realizar actividades cívicas como el grito de Independencia, por el temor de lo que pudiera suceder y esto afecta a la economía, porque en el municipio dejaron de tener la derrama económica que conllevan estos destinos turísticos. También sucede en el Área Metropolitana de Guadalajara con el impacto de la delincuencia en las calles y las afectaciones en los negocios, además del temor que se genera en las y los ciudadanos, quienes deciden no salir”, indicó. 

Otro factor es la infiltración y la cooptación de los cuerpos de seguridad y las fiscalías por parte de miembros del crimen organizado, que además de sufrir las consecuencias de secuestros y amenazas hacia sus familias, son obligados a extorsionar o permitirles realizar actividades ilícitas.

Salud, violencia, drogas y narcotráfico recoge trabajos académicos de 18 especialistas, de ocho instituciones educativas y de investigación, acerca de temas vinculados con la violencia y el crimen organizado desde diversas disciplinas como la geografía, la psicología, el derecho, la salud y las ciencias sociales, en once capítulos.

Los especialistas señalaron que es importante seguir generando conocimientos acerca de este tema y trabajar en la prevención de las adicciones y la violencia, problemáticas que van juntas e inciden en la sociedad, por lo que no descartan generar nuevas publicaciones.

El libro es una coedición de la UdeG y El Colegio de Michoacán, y puede ser adquirido en la página de la Editorial Universitaria.

Post Views: 328