El legado de Kapuściński

467

Ryszard Kapuściński (Polonia, 1932-2007), fue un periodista que siempre mantuvo firmes sus convicciones y logró un paso certero en la manera de ejercer su profesión. Fue colaborador de importantes publicaciones como The New York Times y el Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), este último un periódico alemán liberal conservador que no depende de ningún partido político u organización y que es considerado el de mayor difusión (entre aquellos considerados serios) fuera de su país.
Kapuściński publicó en el año de 1962 su primer libro, La jungla polaca, un trabajo que ha transitado por una serie de avatares en sus diferentes ediciones y como bien explica su título, se adentra en la Polonia profunda. Ahora editorial Anagrama, recupera este documento imprescindible que contiene 21 reportajes que ponen más vigente que nunca el legado de este periodista.
Pero más allá del titulo de reportajes, ésta es una compilación de eminentes relatos, que permite entender el término acuñado por los formalistas rusos literatúrnost, traducible como literaturidad o literariedad, una marca que se encuentra en toda la obra de Ryszard Kapuściński y que invita al lector a ser testigo de la habilidad que poseía para escribir y contar historias, fundamentándose siempre en sucesos verdaderos, enmarcados por una gran capacidad de observación por los pequeños detalles (los más importantes).
Algunos de los relatos (reportajes) incluidos en La jungla polaca son: “Danka”, “Ejercicios de la memoria”, “El último desfile de la quitan columna”, “Mide tus fuerzas por tus intenciones”, “Inquilinos de los bajos”, “La soleada orilla del lago”, “La impasible cabeza de un rezagado”, “Con los árboles en contra” y “Paseo matutino”, este último es un texto escrito a principios de la década de los noventa e inédito en vida del autor, esta edición decidió incluirlo por guardar una estrecha relación con la temática de los veintiún textos restantes.
Entre los reconocimientos que Ryszard Kapuściński obtuvo se encuentra el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Esto por su preocupación por los sectores más desfavorecidos y por su independencia frente a presiones de todo signo.

Artículo anteriorSealtiel Alatriste
Artículo siguienteLos celosos amos del poder