El dólar seguirá como moneda de referencia

296

Los indicadores macroeconómicos señalan que lo peor ya pasó. El dólar se recupera después de la embestida que sufrió en 2007 y en las primeras semanas de 2008. Hoy continúa como una de las monedas más fuertes en el ámbito mundial junto, con el yen japonés, la libra esterlina y el euro, que se usa como moneda única en 27 países de la Unión Europea (UE).
Contrario a lo que muchos editorialistas económicos pronosticaron sobre el cierre del ciclo del dólar como moneda de referencia, el especialista Alejandro José Comparán Ferrer, profesor investigador del Departamento de Economía del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), auguró que la divisa verde continuará como punto de referencia, pues “falta mucho”, por lo menos dos décadas, para que sea rebasada por el euro, el yen o incluso el yuan chino.
Dijo que mientras que el dólar iba a la baja por la crisis económica en Estados Unidos, algunos gobiernos latinoamericanos aprovecharon las circunstancias y apreciaron sus monedas, como fueron los casos de Brasil, Chile, Uruguay y Argentina, mientras que México valoró el peso en menor escala, ya que prefirió el viejo camino económico–financiero de control de precios y de mantener tasas de interés a la alza, lo que impide una mayor inversión nacional como extranjera y repercute en menos empleos formales.
La fortaleza de algunas monedas de América latina no obedece únicamente a la coyuntura económica y política de Estados Unidos, “ya que desde 1998 los gobiernos latinoamericanos han apreciado sus monedas con respecto al dólar”, dijo el investigador.
Aseguró que las tres monedas latinas más fuertes son la brasileña, la uruguaya y la chilena, que tienen una apreciación con respecto al dólar, de 13.82, 9.77 y 8.54, respectivamente. México está en el octavo lugar, con una apreciación de 4.81.
La diferencia entre las economías brasileña y mexicana radica en que el primer país tiene un crecimiento anual promedio de seis por ciento, una balanza comercial con superávit y una reserva federal en dólares por 190 mil millones, y México su crecimiento del PIB por año es de 2.5 por ciento en promedio, una balanza comercial con déficit y una reserva en el Banco Central (Banxico) de 70 mil millones de dólares.

Continúa el ciclo del dólar
Aunque en los últimos años el euro ha tenido más fortaleza que el dólar y aún con la situación económica de Estados Unidos, “que aún no llega a recesión”, la divisa verde continuará como moneda de referencia mundial, a pesar de que “hay regiones en donde el euro está posicionado”, afirmó el investigador.
Agregó que Estados Unidos ha tenido problemas económicos fuertes, pero siempre “ha salido de ellos” en relativamente poco tiempo. “Desde 1948, el dólar se posicionó como la moneda de uso mundial. Al dólar todavía le quedan muchos años como moneda de referencia”.
A ningún gobierno de economías emergentes le conviene que el dólar se venga abajo. “A China no le conviene y de hecho le ha estado metiendo mucho dinero a Estados Unidos. Los japoneses y europeos hacen lo mismo. ¿Por qué están haciendo eso? Porque si dejaran que el dólar cayera, el comercio mundial también se cae”.
Pronosticó que las amenazas reales para la economía de Estados Unidos, como para cualquier otro país o bloque económico, son China e India, las que tienen crecimientos anuales en promedio de entre ocho y 10 por ciento. “Pensar hoy que el dólar será reemplazado por otra moneda, es un sueño,.Eso probablemente se vea entre el 2030 y el 2040, cuando otras economías emerjan”.

¿Qué le pasó al dólar?
El dólar estadunidense tuvo su peor embate en 2007, a causa de la turbulencia inmobiliaria, pero quizá el mayor golpe para el billete verde lo constituyeron los roces comerciales del gobierno de Estados Unidos con su similar de China.
El declive del dólar comenzó el pasado verano, cuando fueron evidentes las primeras consecuencias de la crisis originada en el sector inmobiliario. Depreciaciones y el hundimiento con respecto al euro hicieron saltar las alarmas en otoño, y enseguida comenzaron los rumores sobre una recesión. La FED, como es conocida la reserva federal de Estados Unidos, empezó a recortar las tasas de interés.
La FED efectuó recientemente la reducción de su dinero, de un 4.25 a un 3.0 por ciento para lo que resta de 2008, lo que significó una baja considerable en la historia reciente de Estados Unidos.
El problema político más grande no lo provocó, paradójicamente, la debilidad del dólar, sino su fortaleza en relación al yuan chino. Los políticos estadunidenses acusaron a las autoridades chinas de mantener deliberadamente baja la moneda, lo que dio a los fabricantes chinos una ventaja considerable en el mercado internacional y provoca pérdidas de empleo en Estados Unidos. Numerosos viajes de dignatarios de ese país a Pekín y críticas al Congreso, apenas consiguieron una apreciación mínima.
Comparán Ferrer dijo que en el gobierno de Bill Clinton el dólar estuvo fuerte. Además, el exmandatario dejó una economía estable y con superávit. Con George Bush “se han venido las grandes deudas. Se habla de nueve billones de dólares, lo que equivale a casi el 60 por ciento del producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos. Eso ha hecho que el dólar se haya venido depreciando con respecto al yen y al euro”.