El balón hacia la Universiada

299

La selección de futbol rápido de la Universidad de Guadalajara entra en la recta final de su preparación rumbo a la Universiada nacional, con la única consigna de quedar ubicada entre los primeros tres lugares de la justa más importante del deporte estudiantil.
El camino para este equipo no ha sido fácil, ya que luego de su participación en la edición anterior, hubo que mejorar diversos aspectos físicos y tácticos, entre otras cuestiones, según explicó el entrenador de los universitarios, Manelick Huereca, quien destacó el apoyo que han tenido durante este último año de preparación.
“Ha habido muchos cambios y apoyo de parte de la Coordinación de Cultura Física. Estamos entrenando tres días en cancha y dos en aspectos relacionados con el acondicionamiento físico”.
Aunado a esto señaló que los resultados del torneo intramuros promovido por dicha coordinación arrojó buenos dividendos y cumplió con la finalidad para la que fue creado, que es la detección de talentos, para la conformación de las diferentes selecciones universitarias.
“A ese torneo asistieron equipos de los centros regionales ubicados en municipios del interior del estado, hecho que en años anteriores no se veía. Nuestra labor es trabajar, preparar a los muchachos física, táctica y psicológicamente”.
La selección de futbol rápido está integrada por 18 jugadores, aunque sólo llegarán al certamen nacional 13, por lo que continúa el proceso de selección.
“Estoy en la misma situación que el resto de los entrenadores, que tratamos de integrar a los equipos con los mejores jugadores, para hacer un buen papel, sobre todo por el hecho de ser la sede. En mi caso cuento con jugadores de prácticamente todos los centros universitarios, ya que lanzamos una invitación abierta en todos los planteles, aunque existe una mayor participación de alumnos de la licenciatura de cultura física y deportes”.
Manelick Huereca precisó que la Universiada nacional 2007 le dejó una experiencia fuerte, ya que luego de esa participación tuvo que trabajar el aspecto táctico y en especial el físico.
“En esa edición nos topamos con equipos veloces. Estoy trabajando la explosividad y resistencia de los muchachos, sobre todo el aspecto táctico, como tener parados ofensivos y defensivos, lo que nos llevará a cumplir el objetivo, que es quedar ubicados en los primeros lugares. Como entrenador quiero el primer lugar”.
Un punto a favor de la escuadra universitaria es que para esta edición mantiene a una base de ocho jugadores que participaron el año pasado, por lo que hay un trabajo conjunto.
“Hay un trabajo de continuidad. Estoy tomando jugadores más jóvenes, pensando en un equipo para el futuro y que pueda conjuntarse bien. Siempre se les tiene que dar seguimiento. El año pasado aposté por el talento. Este año estoy apostando a la juventud y a la gente con ganas de sobresalir”.
Las condiciones de entrenamiento para este equipo han cambiado. Actualmente se preparan en una cancha dedicada a este fin, además de que la Universiada les dejará como herencia tres canchas más, las cuales estarán ubicadas en el núcleo Tecnológico.
“Entrenamos en una cancha de futbol rápido con las dimensiones mínimas oficiales. El año pasado no teníamos dónde entrenar y fueron circunstancias difíciles. En breve contaremos con nuestras propias canchas. Lamentablemente no hay mucha difusión para esta disciplina. La tenemos que hacer a través de los jefes de deportes de los centros, que a veces no les llama la atención o no los mandan, por estar lejos o por otros motivos. Con las canchas propias habrá un mayor impulso y se podrá fomentar más la práctica de esta disciplina”.
Para esta recta final de preparación los trabajos estarán enfocados al aspecto táctico, de gimnasio y a los partidos amistosos.
“No fuimos invitados al regional. Eso nos perjudica mucho. Sin embargo, se consiguieron juegos amistosos, en buenas canchas, con buenos equipos, tratando de foguear a los muchachos”.
Confía en obtener buenos resultados en esta justa y aprovechar el hecho de estar en casa,
“La meta es ir por el primer lugar. Hemos platicado. Todos están conscientes de lo que se va a jugar. Hay una presión extra por ser locales, pero a la vez es una motivación estar con nuestra gente, familia, amigos y nuestro clima, ya que ir a cualquier otro lugar nos afecta”.
Los jugadores interesados en integrarse al equipo se pueden presentar a los entrenamientos, que tienen lugar lunes, miércoles y viernes, en avenida R. Michel y Río La Barca, y martes y jueves en el gimnasio de usos múltiples, de 13:00 a 15:00 horas.
El futbol rápido estará en actividad dentro de la Universiada nacional del 3 al 8 de mayo, en las instalaciones del núcleo Tecnológico.