Egresado del CUAAD gana el Premio Nacional de Diseño 2021

Obtuvo el reconocimiento por la aplicación de una metodología de autoconstrucción sostenible en una vivienda en el estado de Morelos, en cuya realización se involucraron sus dos moradoras y el albañil

859
Foto: Cortesía

Por: César Curiel

Alfonso Arias Martínez es egresado de la Licenciatura en Arquitectura del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) y por segundo año consecutivo fue galardonado con el Premio Nacional de Diseño. En 2020 fue reconocido por el eje 10 de la agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas; en este 2021 destaca su trabajo en el desarrollo de un hogar con perspectiva de desarrollo social y sostenible.

Para Alfonso todo surge al ver lo que le rodea. Señala que las prácticas y las enseñanzas de la arquitectura están muy desvinculadas con las necesidades sociales. Sin embargo, muchas de las comunidades que en la actualidad se autoconstruyen, presentan problemas que las y los arquitectos pueden resolver; que no sólo afectan el panorama desde lo estético, sino que son problemas que ponen en riesgo la vida de las personas que habitan esos lugares.

El premio de la edición 2021 lo obtuvo por la aplicación de una metodología de autoconstrucción sostenible en la vivienda de Jahzzel Becerril y Margarita Medina, en el poblado de Tepoztlán, estado de Morelos, quienes se sumaron a la construcción del lugar junto con el albañil Domingo Suárez.

Foto: Cortesía

“Debemos redefinir al cliente como habitante porque (…) a estos seres humanos los deshumanizamos, los convertimos en una pieza más de nuestro rompecabezas y les llamamos cliente, lo cual es parte de un proceso que tiene solo como objetivo final obtener beneficios económicos”.

¿Por qué compartes el premio con Jahzzel, Margarita y Domingo?
A partir de la investigación del año pasado pude desarrollar una propuesta para acompañar los procesos de autoconstrucción de manera sostenible. La casa se hizo de bambú y bahareque (…) Se pensó desde la perspectiva de que el arquitecto nunca está solo, así se decidió compartir el premio con las habitantes y el albañil. (…) Es reconocer que el 90% de la construcción en México se hace sin arquitectos.

¿Cómo debe ser el trato con el cliente?
Cuando a un ser humano que intuye, percibe y además siente sobre sus hombros una carga cultural, tradiciones y costumbres de vivir y llega a ti como diseñador, lo último que está buscando es que tú impongas ante él una estética sobre la que estés buscando sobresalir del resto de tus colegas arquitectos. Nosotros como arquitectos a veces sí imponemos una forma de trabajo de manera jerárquica en la que nosotros tenemos que controlar todo el proceso constructivo y resultado final de la obra con el objetivo de obtener las mejores ganancias posibles.

¿El arquitecto es indispensable para desarrollar una vivienda habitable?
Es una absoluta mentira y banal de nuestra parte decir que se necesita al arquitecto para desarrollar habitabilidad. Que una finca aísle de la intemperie al ser humano de manera segura en su interior, a eso le llamamos habitabilidad. Eso fue lo que se demostró con la investigación de la ONU el año pasado.

¿Por qué es importante que la o el arquitecto tenga perspectivas sociales y de medio ambiente?
Porque en esencia es el material tangible e intangible con el que trabajamos. Si partimos desde nuestra propia integridad como persona y reconociendo desde la realidad en la que vivimos, podemos tener un ejercicio mucho más sano, afinado; también comprometido socialmente y sostenible por default.

¿Cuáles son tus expectativas con este proyecto?
Me sentiré contento el día que por la calle escuche a las personas discutiendo sobre su espacio habitable, si la casa que compraron o construyeron les facilita celebrar la cena de Navidad en diciembre. Si pudieron adaptarla a la nueva llegada de un miembro o la pérdida de uno; si puede satisfacer el quehacer diario con poco esfuerzo y cansancio, que logren construir con los recursos que tienen y que en ese proceso integren y agradezcan al arquitecto que les facilitó el proceso; sería para mi un logro alcanzado.

Texto: César Curiel – DIFUSIÓN CUAAD