Efraín Chavarría ívila

375

La calidad de la Universidad de Guadalajara se impuso. La investigación “Contribución del polimorfismo G>A721 de ICAM1 en la respuesta inflamatoria a obesidad”, ganó el premio a la mejor tesis, patrocinado por Siemens Health care Diagnostics que otorga la Asociación Mexicana de Bioquímica Clínica. El trabajo compitió con el de alumnos de otras universidades como la Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad de Sonora.
La asociación que otorgó el premio agrupa a los profesionales que trabajan en el área de bioquímica clínica. Tiene impacto a escala internacional y está afiliada a la Confederación Latinoamericana de Bioquímica Clínica.
El afortunado ganador es Efraín Chavarría ívila, egresado de la carrera de Químico farmacobiólogo, del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI). Como directora de la tesis fungió la doctora Rosa Elena Navarro Hernández.
Ya se habían detectado cambios en el gen ICAM 1, que aunados a factores ambientales, psicológicos y sociales pueden favorecer la aparición de la obesidad. Es un factor genético de susceptibilidad para el desarrollo de la obesidad. De ese descubrimiento partió la tesis de Chavarría ívila.
La hipótesis del trabajo es que existe un factor genético que contribuye a la susceptibilidad para el desarrollo de la enfermedad. Para probar la tesis se hicieron análisis a 197 individuos de la población del Occidente de México para detectar si tenían el cambio o no. El 35 por ciento de la muestra mostró cambios en uno o dos alelos.
Efraín Chavarría fue muy cuidadoso en la selección de su universo. Este fue conformado por mestizos mexicanos. Es decir, por personas nacidas en México que tengan apellidos de origen mexicano y que en tres generaciones anteriores hayan tenido las mismas características. Las personas de las cuales fueron tomadas las muestras son originarias de Michoacán, Jalisco, Colima y Nayarit, principalmente.
Un alelo es cada una de las formas alternativas que puede tener un gen que se diferencia en su secuencia y que se puede manifestar en modificaciones concretas de la función del mismo. Al ser la mayoría de los mamíferos diploides estos poseen dos alelos de cada gen, uno de ellos procedente del padre y el otro de la madre. Cada par de alelos se ubica en igual locus o lugar del cromosoma.
A las personas estudiadas se les tomó muestras de sangre, además se determinó su composición corporal. Fueron pesadas, medido su porcentaje de grasa, de agua y la masa grasa visceral para poder determinar si padecían obesidad, sobrepeso o tenían un peso normal.

¿Cuánto tiempo duraste realizando la tesis?
Un año y tres meses. La inicié cuando estaba en octavo semestre y la terminé hasta después que egresé.

¿Qué haces actualmente?
Soy alumno del doctorado en ciencias biomédicas con orientación en inmunología, que tiene su sede en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y en el Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA). El plan de estudios es a cuatro años y uno puede ingresar al salir de la licenciatura. Además, estoy enfocado a estudios de la obesidad, pero ahora tomando en cuenta otras moléculas: lectinas, diponectina y resistina, las cuales son secretadas por los adipositos, que son las células que almacenan la grasa y secretan muchas moléculas que van a influir en la homeostasis o en el equilibrio metabólico, y también participan retroalimentando al sistema inmune.

¿Desde cuándo te gusta la investigación?
Desde que era niño. Yo entré a la carrera porque me llamaba mucho la atención la genética, el cómo determina una parte del desarrollo del ser humano. Ya en la carrera quise involucrarme en estudios del sistema inmunológico.

¿Qué obstáculos enfrentaste al realizar tu investigación?
Me considero muy afortunado por el apoyo que recibí. En cuanto al tiempo, siempre realizar un trabajo de este tipo requiere tiempo, pero si a uno le gusta, hace el pequeño sacrificio y se pone a trabajar.

Primera persona
Efraín Chavarría ívila nació el 3 de julio de 1982, en Zapopan, Jalisco. Estudió la carrera de Químico Farmacobiólogo en el CUCEI. Es generación 2003-2008. Ganó el premio a la mejor tesis, patrocinado por Siemens Health care Diagnostics, que otorga la Asociación Mexicana de Bioquímica Clínica.