Eduardo Mendizábal Mijares

416
fotos del maestro e investigador del CUCEI. Eduardo Mendisaval.

Se desempeña como profesor, investigador y jefe del Departamento de química del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad de Guadalajara. Colabora además con la industria de productos químicos. Él es Eduardo Mendizábal Mijares, su investigación de “Nanomateriales poliméricos preparados mediante polimerización en microemulsión”, lo convirtió en miembro de la Academia Mexicana de Ingeniería, organismo al que pertenecen los investigadores más destacados del país.

¿Cómo fue que le empezó a gustar la ingeniería química?
Pues me acuerdo que de pequeño me gustaba la química, la física y la biología. Porque me acuerdo que mi papá me compró un microscopio que le pedí y un equipo de esos de química, porque me gustaba hacer experimentos. Ya después estudié ingeniería química aquí en la UdeG, luego la maestría en la Universidad de California, ahí investigué sobre la desulfurización del carbón y el doctorado lo hice trabajando en el área de polímeros en la Universidad Autónoma Metropolitana.

¿Cómo fue que consiguió ser miembro de la Academia Mexicana de Ingeniería?
Para entrar a la academia se requiere primero ser propuesto por cinco personas que sean miembros de la Academia. Ya que se hace la propuesta, manda uno su currículum y un comité evalúa la pertinencia. Si se es aceptado, pues se le da la bienvenida y se hace una ceremonia en Ciudad de México.

¿Cómo fue esa ceremonia?
Es una ceremonia muy formal, uno tiene que ir de traje negro, y luego le cuelgan a uno una medalla y un pin. Cuando yo estuve, ingresamos seis personas de diferentes áreas del país. Ahorita somos como 500 los miembros de la Academia Mexicana de Ingeniería a escala nacional. Sí, me siento muy satisfecho, porque es una institución muy reconocida aquí en el país.

¿En qué ha consistido su investigación en los últimos años?
Trabajo específicamente en el área de síntesis, caracterizando polímeros. Los polímeros son coloquialmente plásticos, pero también son los adhesivos, las pinturas, las fibras. Estoy dedicado a dos áreas dentro del área de polímeros, que es trabajar con nanopartículas, que son partículas muy pequeñas.
¿De qué manera contribuye la investigación de polímeros en la sociedad?
Ahora en lo que estamos trabajando es en hidrogeles. Los hidrogeles son materiales que tienen muchos usos, algunos ejemplos son el pañal, los pupilentes, y hasta para el tratamiento de agua también. Y otra de las cosas que estamos trabajando es para la liberación de fármacos, son aportaciones a la medicina. Puede dársele muchos usos, estamos trabajando hidrogeles que puedan ser utilizados como anticancerígenos. También lo que hacemos con los polímeros es cementos óseos; cuando antes en alguna fractura se colocaba un clavo en los huesos, ahora se adhieren con un cemento especial.

¿Y la Academia de Nueva York, también lo invitaron a integrarse ahí?
Sí, me invitaron a participar en la Academia de Nueva York, hubo una especie de convenio con México e invitaron a investigadores de aquí que tienen nivel. Esta academia se dedica más que nada a promover la ciencia. Hacen congresos, publican cosas, y entonces ahí uno lo que hace es cooperar, así como se hace en la Academia Mexicana de Ingeniería, de hecho en este momento la Academia Mexicana participa dentro del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, es el organismo que da apoyo al poder ejecutivo para ver cuáles son las políticas de investigación.

¿Qué le parece el nivel de investigación que tiene el país?
Es difícil a veces tratar de hacer cosas, porque es muy bajo el apoyo que da el gobierno. Hace más falta apoyo del gobierno federal y también de la industria, pero generalmente no son muy cooperativos.

¿Dónde le gusta trabajar más, en las aulas o en la investigación?
Me gustan las dos cosas, hacer investigación y dar clases, porque cuando te tocan buenos alumnos a veces están muy preguntones y lo hacen a uno pensar más o a veces les salen a ellos ideas. A veces el no tener tantos conocimientos ayuda, porque cuando uno conoce más, se bloquea. Las ideas frescas, aunque sean locas, son las que sirven.

Primera persona

Es uno de los 500 miembros de la Academia Mexicana de Ingeniería. Amante de la química desde niño, este universitario es doctor por la Universidad Autónoma Metropolitana. Actualmente se desempeña como jefe del Departamento de química del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad de Guadalajara.

Artículo anteriorArduro Suaves
Artículo siguiente¿México ecologista?