Eduardo Guillot: Deconstruir la música

307

El periodismo musical arrastra una crisis que se acentúa en la actualidad. La escasez de especialistas en esta materia y la ausencia de criterios dentro de la mayoría de los mass media, representan factores que generan vicios para el ejercicio del trabajo informativo con calidad. En este escenario, internet propició un acceso total a la música, pero esta situación también desencadenó el surgimiento de sitios en línea que exclusivamente practican la reproducción de contenidos, el copy-paste indiscriminado, que tiene como principal consecuencia –si así se le puede llamar– un periodismo musical amateur.
Eduardo Guillot, periodista español con experiencia profesional de más de dos décadas, y colaborador de las revistas Rockdelux y Levante-EMV, además del diario de actualidad musical en línea Efe eme, conversó con nosotros antes de su participación en la segunda edición de la Feria Internacional de la Música (FIM), espacio en el que analizará el estado del periodismo musical, acompañado por los colegas David Cortés y Ernesto Lechner.
Eduardo Guillot ha escrito biografías sobre reconocidos músicos y agrupaciones (Iggy Pop, Ramones, Hole), y ejerce como profesor del máster en Interculturalidad, de la Universidad de Valencia, y el diploma-posgrado de especialización universitaria en Gestión empresarial de la música, de la Fundación Adeit.
La intención es ir hacia el punto medular del tema, así que le pregunto a Eduardo Guillot sobre el trabajo que desempeña el periodista musical en este momento, a lo que él responde: “Nuestro papel ha cambiado. Hace unos años los periodistas dábamos a conocer la música al lector”.
Guillot agrega que ahora se puede tener acceso a la información por la red, pero enfatiza: “Si queda algún papel para el periodista musical, es el de ejercer como ‘filtro’, es decir, podemos encontrar miles de grupos en internet, pero tenemos que diferenciar cuáles pueden resultar de interés”.
El especialista redondea su respuesta. Afirma que uno de los objetivos más importantes del periodismo musical es establecer una criba para ofrecer al lector información sobre propuestas musicales con calidad. “Tenemos que separar el grano de la paja”.
En su definición más elemental, el periodismo es la actividad que tiene por objetivo informar sobre aspectos de interés general. Del periodismo interpretativo –que explica hechos y plasma ideas de fondo– hasta el periodismo especializado, aquel que se refiere fundamentalmente a un tema en concreto. La característica común es la formación de opinión. El reportaje, la crónica, el artículo y la entrevista, representan los principales instrumentos y recursos para el periodista.
El anterior fundamento deriva en el ejercicio de una auténtica labor informativa, en concreto, en la práctica de la investigación a profundidad. Así, continúo con la entrevista, y pregunto a Eduardo Guillot: La mayoría de los medios de comunicación, especialmente los diarios, poseen vicios. Al parecer, sólo les importa lanzar una serie de datos, y abandonan la práctica cabal de los géneros periodísticos. ¿Cuál es tu percepción al respecto? El especialista responde: “El problema es que la música ha dejado de ser un bien cultural, porque se accede a ella de manera gratis, y está en todas partes: de fondo en los supermercados o en las tiendas de ropa. Le quitamos valor a la música, y la prensa generalista lo ha hecho también. Pocas veces se informa de cuestiones musicales. Sólo aumentan las secciones de sociedad y espectáculos. La prensa generalista se ha olvidado de la música”.
Eduardo Guillot penetra en el tema, y evita rodeos: “Los jefes de las secciones de cultura poseen cierta edad, y llevan 15 o 20 años sin escuchar música reciente. Por lo tanto, es difícil que a sus colaboradores les permitan escribir sobre nuevos grupos”. El periodista, señala: “La música, sobre todo el pop y el rock, están fuera de los medios generalistas”.
La experiencia profesional de Eduardo Guillot toca los terrenos de la academia. Al cuestionarlo sobre la relación entre la práctica del periodismo musical y la enseñanza en las universidades, expresa: “En la cultura anglosajona existen estudios que se especializan en diferentes manifestaciones artísticas, entre éstas el pop y el rock. En España todavía cuesta trabajo considerar estas expresiones como parte de una cultura oficial, es decir, que sean dignas de estudio.
Eduardo Guillot concluye: “No olvidemos que desde el periodismo se pueden publicar ensayos sobre música de diversos géneros, como está ocurriendo en otros idiomas, pero que en español aún resulta complejo, quizá porque no encontramos a los lectores. Posiblemente sea un problema entre ambos lados”.