Dinámica del agua en mares y lagos

442

“La zona costera de México, desde el sur hasta la frontera con Estados Unidos” es estudiada desde hace 21 años; ahora “conocemos las corrientes y temperaturas”, explicó Anatoliy Filonov, especialista del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), reconocido en el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), a partir de este año en el nivel III, el más alto.

Sus estudios permiten tener información para prevenir riesgos (como pérdidas de playa, hundimientos, consecuencias de tsunamis y contaminación), así como proteger actividades económicas como pesca y turismo.

Trabaja con un equipo multidisciplinario de estudiantes de posgrados y colaboradores de instituciones científicas. “Es único en el país en el estudio de ondas internas”, que son de suma relevancia ya que llevan “agua rica en nutrientes del fondo hacia la superficie y hacia la costa”, donde hay calor y luz, que significan mayores condiciones para el desarrollo de la vida acuática.

Sus estudios, que se realizan con sensores y medidores, permiten tener ya modeladas las corrientes de Bahía de Banderas (Jalisco y Nayarit), donde actualmente se hacen estudios de contaminación. En Barra de Navidad colaboraron en el rescate de la playa, que se resolvió con tecnología holandesa —una estructura colocada abajo de la superficie del agua. Actualmente analizan la posibilidad de poner “más de estas estructuras así como generadores de olas artificiales para surf” en un área, a fin de tener otro atractivo turístico y más derrama económica.

El investigador resaltó la importancia de que en cualquier proyecto, “antes de invertir millones de pesos hay que hacer investigación profunda con modelaje, ya que abre los ojos para saber qué poner, dónde y cuándo”.

Riquezas naturales y económicas
Uno de los resultados más recientes son los del Golfo de California, donde la importancia de las ondas internas solitarias que se propagan sin deformarse (solitones) es muy evidente para esta zona que es de las de mayor biodiversidad del planeta.

En las investigaciones, que son complejas y costosas, encontraron que cuando dos ondas se acercan, provocan convergencia y divergencia; forman una franja de fito y zooplancton, “que se mueve medio metro por segundo hacia el norte”, y que es seguida por peces, aves, delfines y ballenas para alimentarse. Los datos que obtuvieron “son únicos” y serán publicados cuando tengan también la interpretación de los biólogos del equipo, precisó el especialista en oceanografía física.

Han estudiado también lagos profundos como Santa María del Oro (Nayarit), Alchichica  (Puebla) y lagos someros como Pátzcuaro (Michoacán), y el de Chapala (Jalisco y Michoacán), cuya principal causa de descenso de agua se debe “a la evaporación y a los cambios en la ciclicidad climática”, y donde una opción podría ser la construcción de una presa. El equipo también estudia los efectos del fenómeno climatológico de El Niño en la costa de Jalisco y en el Lago de Chapala.

Las investigaciones han ganado recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), del estado de Jalisco (COECyTJAL) y de Estados Unidos, colaborando con la Universidad de Texas. Con los estudios, “que iniciaron de cero”, se fue creando también el Laboratorio de mecánica, donde se diseñan y arman muchos de los aparatos que usan; uno de ellos, un sistema de rescate de aparatos —que tuvieron que desarrollar ante el robo de bollas— obtendrá el título de patente.

En estos años de estudio, uno de los aspectos que le ha generado preocupación a Anatoliy Filonov es la contaminación, principalmente de Acapulco, Bahía de Banderas y Cancún, la bahía entre la zona hotelera y la ciudad; en algunos casos genera “menor visibilidad en las aguas y malos olores”. “Es un problema drástico para México”, que necesita avanzar en el cumplimiento de las leyes, invertir más en plantas de tratamiento y cuidar la cantidad de fertilizantes agrícolas.