UdeG recuerda en su natalicio a Enrique Díaz de León

Durante su primer periodo, se instituyó el lema universitario "Piensa y Trabaja"

206

Este 26 de septiembre se conmemora el 130 aniversario del natalicio de Enrique Díaz de León (1890-1937), primer rector en el siglo XX de la Universidad de Guadalajara después de su refundación el 12 de octubre de 1925.

Este personaje, además de servir en el ámbito de la academia, se distinguió como un intelectual destacado del Centro Bohemio.

El Centro Bohemio tuvo un papel relevante en el desarrollo de la pintura, música, literatura y artes escénicas en el estado y entre sus miembros relevantes enlista al político, humanista e intelectual José Guadalupe Zuno (1891-1980), quien fue uno de sus fundadores; al pintor Ixca Farías (1873-1948), al pintor y muralista Carlos Orozco Romero (1896-1984), al muralista David Alfaro Siqueiros (1898-1974), a Enrique Díaz de León, así como al compositor y director de orquesta José Rolón (1876-1945), entre otros.

“El grupo se reunía para compartir sus afanes intelectuales sobre las letras, las humanidades, las artes y política, y entre ellos andaba el joven Enrique Díaz de León, quien era un talento natural y que gracias a sus grandes dotes como orador impactó al grupo”, explica José Manuel Jurado Parres, director de la Preparatoria 5, de la Universidad de Guadalajara.

Enrique Díaz de León nació el 26 de septiembre de 1890, en Cerrito de Dolores, municipio de Pinos, Zacatecas. Estudió en el Seminario Conciliar de San José y en el Liceo de Varones del Estado. Fue director de la Biblioteca Pública del Estado, diputado local y federal; dirigió la Escuela Preparatoria de Jalisco y la Escuela Politécnica.

Cuando José Guadalupe Zuno Hernández asumió la gubernatura para el periodo 1924-1926, de inmediato inició las discusiones que desembocarían en la fundación de la Universidad de Guadalajara, apoyado por personajes como la educadora y humanista Irene Robledo García (1890-1988); Catalina Vizcaíno (1885-1960), quien luchó por la ampliación de opciones en la formación para la mujer; dos de las figuras más prominentes de la ciencia en México: Severo Díaz Galindo (1876-1956) y José María Arreola (1870-1955) (tío del escritor Juan José Arreola); así como Juan Salvador Agraz (1881-1949), quien destacaría en el campo de la ingeniería química.

Como Enrique Díaz de León fue parte activa de esas discusiones, sus compañeros deciden que encabece los esfuerzos para abrir la institución universitaria, y es nombrado su primer rector luego de ser instaurada la Universidad de Guadalajara por el gobernador José Guadalupe Zuno.

“La Universidad de Guadalajara en aquel entonces no era autónoma, sino una institución para atender la educación media superior y superior que nacía de la mano del gobierno del estado, presidido por José Guadalupe Zuno”, explica Jurado Parres.

Enrique Díaz de León fue rector tres veces. Durante su primer periodo, la institución adoptó el lema universitario «Piensa y Trabaja» y un equipo de académicos formuló los reglamentos de las dependencias universitarias.

Presidió por segunda vez la Rectoría del 23 de abril de 1927 al 28 de septiembre de 1928. Durante esta gestión fue discutido y aprobado el Reglamento General de la Universidad, que permitió hacer ajustes a los planes de estudio, que implicaron la modificación de la Ley Orgánica de la Universidad.

El 14 de septiembre de 1931 inició un tercer periodo como rector. Al ser aprobado en el Primer Congreso de Universitarios Mexicanos que la educación que impartirían las universidades debía ser socialista, estalló en Guadalajara una huelga estudiantil que orilló al gobernador del estado, Sebastián Allende Rodríguez, a cerrar la Universidad el 28 de octubre de 1933.