Democracia literaria

452

La expresión coloquial “coroto” es utilizada en Colombia y Venezuela para referirse a un objeto cualquiera que no se quiere mencionar o cuyo nombre se desconoce. El término además hace alusión al poder político y se relaciona con el dicho “irse con la música a otra parte”. Desde finales de 2011, esta palabra también apunta hacia una revista literaria que centra su significado en una leyenda apócrifa del paisajista francés Camille Corot.
Coroto reúne el trabajo de noveles y experimentados autores de diversas regiones. Cuento, poesía, crónica, ensayo, entrevista, reseñas y extractos de novelas representan su contenido principal. La publicación cuatrimestral apuesta por el formato digital e incluye secciones dedicadas a la ilustración y fotografía. “La vemos como una revista que premia la creación y el arte”, dice Daniel Centeno, miembro del equipo de editores de este proyecto. Agrega: “Buscamos que Coroto se convierta en una muestra de democracia literaria”.
Con centro de operaciones en El Paso, Texas, Coroto dedica su segundo número a la literatura japonesa. Ryunosuke Akutagawa, Yasunari Kawabata, Yukio Mishima, Ryu Murakami y Yasutaka Tsutsui, constituyen algunos de los escritores seleccionados. En este juego japonés encontraremos desde trazos ukiyo-e hasta fábulas que recuerdan a Esopo. Las fotos e ilustraciones son de Irene Carolina Herrera, Daniela Camacho y Beatriz Inglessis.