¿Cuándo terminará la pandemia?

Expertos debatieron sobre este tema en el primer webinar de la serie Reconstrucción, segunda temporada de las charlas virtuales que la UdeG ofrece a través de sus redes y de Canal 44

1185
Pandemia en Guadalajara, por Iván Lara
Foto: Iván Lara

A casi un año de que la Universidad de Guadalajara (UdeG) iniciara las transmisiones de una serie de webinars sobre temas alrededor de la pandemia, éstos llegan a una segunda temporada con el nombre de Reconstrucción.

Esta semana a través de la señal de UDG TV Canal 44, la periodista Ivabelle Arroyo presentó y condujo el primer episodio titulado «¿Cuándo terminará la pandemia?», con la presencia de expertos que compartieron sus impresiones sobre cómo se ha combatido a la enfermedad.

El Rector General de esta Casa de Estudio, Ricardo Villanueva Lomelí, dijo que estas charlas demuestran cómo una universidad que cerró sus puertas «ha tenido conferencias con miles de asistentes simultáneos. Estos webinars son de esas cosas que deben llegar para quedarse«, sostuvo.

En la emisión participaron el rector de la Universidad de Miami, Julio Frenk; el director del Machine Intelligence Lab. de la Universidad de Harvard, Mauricio Santillana y el rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), José Francisco Muñoz Valle.

Fotografía: Cortesía webinar UdeG

Alcanzar el fin de la pandemia
Frente a la idea de que la vacuna contra el SARS-CoV-2 ha mostrado escenarios esperanzadores, para Julio Frenk el fin de la pandemia se podría alcanzar durante el primer semestre de 2022 en el país, sólo si el gobierno federal rectifica su estrategia.

En México se ponen 4 mil vacunas al día; a ese paso no vamos a terminar nunca, estamos atrás y rezagados. Tenemos que multiplicarlas por 100”, declaró. Y «eso requiere una logística de planeación y no politizar vacunas, pues eso es problematizar la pandemia».

El académico explicó que, al no aumentar la velocidad de la vacunación, las mutaciones del coronavirus seguirán hasta generar nuevas variantes, que pueden hacerlo más resistente contra la vacuna.

“Tenemos que acelerar el paso de la vacunación, porque entre más vacunados menos se esparcirán esas variantes”.

A la par, exhortó al gobierno federal a que decrete el uso obligatorio de cubrebocas, “ya que es una señal de consideración hacia los demás, no de debilidad. Es muy importante hacer más y más pruebas, si no, la salida no será próxima, habrá más enfermos y más muertos”.

«Hay que enfatizar las medidas de salud pública —agregó— y que, aún vacunados, usemos el cubrebocas, tengamos sana distancia, evitar aglomeraciones. Si hacemos eso con comunicación clara, despolitizar la vacunación y multiplicar por 100 las 4 mil dosis diarias; si hacemos eso podremos salir para el primer semestre o bimestre de 2022″.

El también doctor Honoris causa por la UdeG recalcó que «el futuro es totalmente contingente en función de las decisiones que tomemos hoy».

Expresó que el mayor reto no es crear una nueva normalidad igual que la anterior, sino una mejor. La clave es ver los escenarios posibles y a partir de ahí hacer planes de contingencias para alcanzarlos.

«La pandemia será derrotada gracias a la ciencia, la conducta de la gente y el liderazgo en los diferentes países; en México, ese liderazgo no ha sido eficaz«, manifestó Frenk.

Mauricio Santillana destacó que, mediante el análisis de datos, se ha comprendido que «toma 32 días infectar a todo el planeta con SARS-CoV-2”. Y “eso hay que tomarlo en cuenta».

Recalcó que es fundamental entender el comportamiento de los números de casos, porque de un día a otro pueden saturar el sistema de salud. «El análisis de datos ha sido muy importante en la toma de decisiones. En países donde se entendió muy bien, la pandemia se puede evitar en términos devastadores, caso contrario a México y Estados Unidos», declaró.

Abundó que incluso la huella digital de los usuarios también permite vaticinar repuntes de casos de cualquier enfermedad. «Hay que observar si los rastros digitales que dejamos cuando hacemos búsquedas en Google, cambiamos estatus en Facebook o Twitter, pues nos damos cuenta de que hay una enfermedad presente, ya que muchas personas más buscan síntomas y cómo automedicarse, e incluso se quejan abiertamente (en redes sociales)».

Dichos termómetros sociales permiten identificar los brotes de manera temprana, «aún antes de que la gente se ponga suficientemente enferma para ir al hospital».

También, dijo, se sabe del movimiento de la gente mediante los teléfonos celulares.

«Lo que se sabe es que si hay mayor movilidad habrá mayor riesgo».

El rector CUCS, José Francisco Muñoz Valle, indicó que en México uno de los grandes errores es que no hubo un plan integral para todos los estados. «Cada entidad hizo su propia estrategia. En Jalisco, la UdeG tomó la batuta en muchas acciones, en conjunto con el gobierno estatal se dio a la tarea de saber cómo estaba la población (mediante el programa Radar Jalisco)».

Recordó que esta Casa de Estudio, desde enero de 2020, comenzó a difundir la información sobre el coronavirus, y que el 20 de febrero se instaló la Sala de Situación en Salud por COVID-19, que es una estrategia ideada por las organizaciones Mundial de la Salud (OMS) y Panamericana de la Salud (OPS).

«Nos juntamos con grupos de ciencias de datos de EUA para conocer el panorama epidemiológico de Jalisco y el país; eso ha sido positivo, porque no hemos dejado de insistir que para que haya un mejor panorama, necesitamos seguir haciendo pruebas«, expresó.

Aseguró que en todo 2021 y 2022 deberán de seguir haciéndose pruebas PCR para asegurar una vigilancia epidemiológica. «En la UdeG ponemos la ciencia al servicio de la sociedad, y esto ha sido un ejemplo patente», hizo hincapié Muñoz Valle.

Sobre la estrategia de vacunación, el especialista dijo que la Universidad ya cuenta con una articulación a lo largo de la entidad, con congeladores y con más de 3 mil personas que están en disponibilidad de ayudar, para el momento en que lleguen.

«Estamos en una carrera contra el tiempo entre la vacunación y la variación del virus. Si no lo hacemos a paso acelerado, los virus sí porque están evolucionando; los virus mutan de manera frecuente», concluyó.