Cuando la nota roja se hizo breve

214
TIJ90123101. Militares y Policías Federales detuvieron a Santiago Meza López, alias "El Chago", quién confesó haber deshecho a 310 personas en tambos de ácido, quienes eran enemigos de la célula de narcotraficantes de Teodoro García Simental, en Tijuana. NOTIMEX/FOTO/EDUARDO JARAMILLO/EJC/CLJ/

Hombres decapitados, baleados y mutilados, son la evidencia que persiste luego de un ajuste de cuentas o enfrentamiento ligado al narcotráfico en este país. Hechos de violencia que preocupan a algunos, pero que a la mayoría les genera insensibilidad e indiferencia, coincidieron reporteros de algunos medios de comunicación de Jalisco.
De acuerdo con Gustavo Magaña, reportero de la estación radiofónica DK y quien ha cubierto por más de 10 años la fuente policíaca, la insensibilidad es lo que más percibe en la gente, sobre todo al cubrir un evento de este tipo. “La mayoría de los ciudadanos no se ven afectados ni se inmutan con ese tipo de situaciones. De hecho, cuando llego a donde hay algún tipo de ejecutado, es más el morbo por ver el cuerpo tirado que por el clima de inseguridad que se pudiera estar viviendo en la zona”.
Para Javier Ortega, reportero de Notisistema y quien también cubre esta fuente, la sociedad se vuelve cada vez más fría, porque se acostumbra a vivir en un clima de violencia y por lo tanto las personas se sorprenden menos con lo que observan. “Antes una persona decapitada se llevaba las páginas de los periódicos y los encabezados de los noticieros hasta por 15 días o un mes, y ahora en dos o tres días se nos olvida y pasamos a la siguiente nota, que a menudo es más cruda”.
Además de una sociedad más fría, Rodolfo Chávez, reportero del programa de televisión Más que noticias, refirió que lo que surge es un clima de inseguridad en la sociedad, que repercute en la pérdida de la confianza en los demás. “La inseguridad provoca un vacío dentro de la sociedad y esto es la incertidumbre de saber si el hijo, el marido o la esposa, van a regresar cuando salen de la casa y es la angustia de estar pensando que en cualquier momento puede desaparecer algún ser querido. Desde luego esto genera el empleo de recursos en mayor protección, para los particulares”.

Situación en Jalisco
Los acontecimientos ocurridos en Michoacán hace unos días, ligados a narcotraficantes de “La familia”, puso en la mira a este estado. De acuerdo con Rodolfo Chávez, la protección de las autoridades hacia los narcotraficantes es lo que ha originado más actos violentos. “Aquí en Jalisco la protección a narcotraficantes, a delincuentes de diferentes actividades, se sigue dando. Por eso se ha logrado tener un clima, digamos templado. Las muertes, las ejecuciones, los crímenes se están cometiendo entre ellos mismos”.
De igual forma, en la opinión de Javier Ortega, la entidad no se ha mantenido al margen de la actividad violenta de los narcotraficantes y a decir del reportero, ya estamos viviendo parte de ésta. “Cuando se comenzaron a suscitar hechos violentos en la frontera norte, en Tamaulipas, o en diferentes entidades, inmediatamente pensamos que los hechos nos iban a alcanzar. Pronto nos dimos cuenta que la violencia desatada y con demasiada crudeza, estaba en Michoacán y por lo tanto estábamos cerca de estos acontecimientos. Jalisco no ha escapado a esta espiral de violencia”.
Los periodistas coinciden en que los ataques han sido entre los mismos narcotraficantes, militares y policías, pero que existe la preocupación de que sobrepasen este límite y pronto se presenten ataques a civiles. “Ahora hay una balacera y se dice que es un enfrentamiento aislado. Al rato puede que sea algo cotidiano y además que esté fuera de control y ya no nada más vayan a resultar agentes policíacos o militares o delincuentes, los muertos sino también los civiles, como ya ha sucedido en algunas partes”, dijo el reportero de Más que noticias.

La labor de las autoridades
Uno de los principales discursos que ha manejado el gobierno federal es el de terminar con las redes de narcotraficantes y secuestradores. Constantemente presentan en los medios de comunicación las acciones que han realizado, sin embargo, para estos tres periodistas las estrategias son ineficientes.
Gustavo Magaña dijo que el principal problema que tiene la autoridad encargada de tratar estos casos es la falta de continuidad de la gente que está al mando, a diferencia de los cárteles, los que mantienen siempre la misma organización.
De acuerdo con el reportero de Notisistema, Javier Ortega, las detenciones, aseguramientos de armas y estupefacientes, son reflejo de lo que parece un esfuerzo del gobierno federal. Sin embargo, no percibe lo mismo del gobierno estatal.
“A nivel local ocurre otra situación, quizá por la falta de liderazgo de las personas encargadas de la seguridad… Si te fijas, todas las corporaciones policíacas diariamente mandan el boletín con detenidos con el arma de fuego, con la pistolita, al pandillero que se da golpes con su rival, pero asuntos realmente importantes, relacionados con el crimen organizado, tenemos pocos”.
Para Rodolfo Chávez simplemente no hay acciones por parte del gobierno estatal y no existe evidencia de que estén trabajando en ello. “El problema que tenemos los ciudadanos es que la policía se está sobrevigilando a sí misma, con vehículos blindados, los funcionarios con una corte de guaruras y de guardaespaldas, pero no están en realidad adoptando políticas públicas de seguridad”.