Crisis sanitaria ayudó a revalorizar importancia de los gobiernos

Al impartir conferencia en la Cátedra Julio Cortázar, Luis F. Aguilar Villanueva afirmó que este año los ciudadanos del mundo han redescubierto la necesidad del gobierno para la convivencia y la supervivencia de la sociedad

261

La crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19 ha propiciado que los ciudadanos descubran la importancia del gobierno como un ente organizador de la sociedad, aunque en muchos países sea la misma ciudadanía la que critique las políticas sanitarias y medidas implantadas para hacer frente a esta contingencia de salud y económica, dijo el académico de la Universidad de Guadalajara, Luis F. Aguilar Villanueva, durante la conferencia magistral que impartió como parte de la Cátedra Latinoamericana Julio Cortázar.

El Investigador Nacional Emérito del Sistema Nacional de Investigadores, ofreció la ponencia virtual “Hacia una teoría del gobierno”, en la que reconoció que este año los ciudadanos del mundo han redescubierto “la necesidad e importancia del gobierno para la convivencia y la supervivencia de la sociedad”.

“Es el único agente que tiene la capacidad de organizar a la sociedad para enfrentar un problema público letal, y puede hacerlo porque tiene la autoridad para regular las conductas de la población a través de información, recomendaciones y prohibiciones, y porque dispone de un aparato coactivo para hacerlas efectivas y de un sistema administrativo que atiende a los ciudadanos afectados”, explicó el también director del Instituto de Investigación en Política Pública y Gobierno de la UdeG.

Sin embargo, este redescubrimiento no equivale a que las acciones implementadas sean efectivas y que la actuación de los gobiernos esté exenta de críticas por parte de sus ciudadanos debido a “la improvisación o mal cálculo de la magnitud del riesgo sanitario o por la inefectividad de sus medidas”, subrayó el doctor en Filosofía.

Aguilar Villanueva, quien realizó un seminario para especialistas acerca del tema los días 18 y 17 de noviembre como parte de la Cátedra, dijo que el paradigma de lo que se espera de los gobiernos en México ha cambiado en las últimas décadas, pues en la transición democrática del país se buscaba que hubiera en el poder gobiernos legítimos, legal y libremente constituidos, y libremente elegidos y representativos.

“Nos ha interesado que los dirigentes fueran competentes, legítimos, respetables y por ello luchamos; es la medalla política y ética de la generación del fin del siglo XX que hizo posible la transición democrática en México”, expresó.

En los inicios del siglo XXI lo importante ya no es sólo la legitimidad del gobierno, sino su efectividad, es decir, se privilegia una democracia de los resultados. Esta expectativa ha propiciado que los propios gobiernos tomen decisiones que afectan a su gobernabilidad y que generan inconformidad y desconfianza social, dijo.

“Requerimos un gobierno, un agente que dirija, conduzca y controle a la sociedad porque la sociedad no ha llegado aún al nivel superior de autorregulación y autogobierno, y no puede existir sin el ordenamiento normativo del Estado y sin la actividad directiva del gobierno del Estado —agregó Aguilar Villanueva—. No se requiere cualquier tipo de gobernante ni modo de gobernar, este es el punto; hemos aprendido que el gobierno debe de ser una autoridad social comprometida con el sistema de valores del Estado moderno, que tiene su eje en la independencia y autonomía de la libertad humana; hemos aprendido la importancia de que los gobiernos legítimos sean efectivos y sustenten sus decisiones en los saberes de la ciencia, la tecnología y las mejores prácticas que han probado su efectividad”.

Aguilar Villanueva realizó sus estudios de doctorado en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma, y en la Universidad Estatal Eberhard Karls de Tubinga, en Alemania. Ha sido el primer Doctor Honoris causa del Instituto Nacional de Administración Pública, en 2013, y es Maestro Emérito de El Colegio de Jalisco desde 2017.

De 2006 a 2013 fue miembro del Comité de Expertos de Naciones Unidas en Administración Pública, del que fue relator y presidente. A partir de 2015 es miembro del Comité Científico del Consejo Latinoamericano de Administración del Desarrollo.