Coronavirus, afectaciones a la salud y al bolsillo

Todo apunta a que 2020 será complicado para la economía mexicana, al combinarse factores internos y externos que están jugando en su contra

5545
Coronavirus afecta economía
Coronavirus afecta economía

El coronavirus COVID-19 no sólo afecta la salud de mexicanos, las consecuencias podrían extenderse también a la economía durante este año, con complicaciones para el mercado laboral, la tasa inflacionaria, el crecimiento económico y, por ende, golpear los bolsillos de los mexicanos.

Esto lo afirmó Antonio Ruiz Porras, coordinador del doctorado de Estudios Económicos, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

Dos motivos por el aumento de la presión inflacionaria podrían ser el tipo de cambio y la reducción de bienes y servicios en el país, mencionó.

Explicó que alrededor del 70 por ciento de los bienes y servicios en el país podrían tener un alza en sus precios como consecuencia de la subida del precio del dólar. Eso podría verse en el próximo trimestre del año.

El investigador externó su preocupación, ya que muchos de los productos que son usados en México están asociados a empresas norteamericanas. Hay productos agrícolas que son importados, como el maíz.

Mencionó que la mañana del lunes 16 de marzo el peso mexicano se  ubicó en 23 dólares, como resultado de recortes de tasas de interés y la alerta por el COVID-19.

El investigador externó que no se espera un mayor incremento del dólar con respecto al peso.

“Lo más que podríamos ver sería un cambio de 24 pesos, pero yo esperaría un valor de equilibrio de 23 pesos”.

Esto no ayuda en un contexto donde, por la emergencia, mucha gente está reduciendo su productividad de bienes y servicios, y esto último podría afectar la tasa de crecimiento económico del país y generar una presión inflacionaria, ya que ante menos productos en el mercado, los precios, de acuerdo a la ley de la oferta y la demanda, tienden a la alza.

Afectaciones al crédito, al consumo y al empleo

Es probable también que haya reducciones de créditos a las empresas y al consumo durante el segundo trimestre del año, y ante un aumento del desempleo podría haber, además, la necesidad de reestructurar muchas deudas.

El investigador señaló probables cambios en los patrones del consumo al incrementar los gastos en salud y una reducción los gastos corrientes de las familias.

Síntomas de los cambios en los patrones de gasto podrían ser las compras de pánico de productos como tapabocas, gel y alcohol. “De repente la demanda fue inusitada y las empresas que fabrican este tipo de productos, tienen desabasto”.

Para finales de año el empleo podría verse impactado. Lo malo es que el desempleo en México ha incrementado de manera consistente desde hace más de un año, dijo.

“Lo más probable es que haya presiones en el mercado laboral, de manera que la tasa de desempleo podría incrementar en uno o dos puntos porcentuales. Al cerrar noviembre se ubicó en 3.5 por ciento de la población económicamente activa (PEA), lo que quiere decir que podría llegar a 5.5 por ciento para fines de este año”, agregó.

En este contexto empeora la situación la guerra comercial entre Arabia Saudita y Rusia por el control del mercado petrolero, lo que significa presiones adicionales sobre la economía mexicana, ya que el país árabe bajó el costo del petróleo, y si los precios se desploman más, economías como la mexicana van a enfrentar un escenario donde sea no redituable la producción de petróleo, por significar un costo menor importarlo.

El investigador recordó que el 30 por ciento de los ingresos públicos del país dependen de la venta de petróleo.

Si se prolonga esta crisis adicional al coronavirus, es decir la baja en los precios de petróleo, las finanzas públicas podrían salir afectadas, lo que podría significar recortes presupuestales y que el gobierno tenga que endeudarse, además de ser necesaria una reforma fiscal para incrementar impuestos.

Algunos de los efectos provocados por la guerra comercial por el petróleo, de continuar, podrían verse a finales de este trimestre, es decir al cerrar marzo, y a partir del segundo trimestre habría efectos en las finanzas públicas si no hay arreglos entre Arabia Saudita, Rusia y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Recomendaciones

El investigador recomendó a los mexicanos no hacer compras de pánico, dar a los recursos financieros un manejo adecuado y eficiente, con un control de ingresos y gastos.

Para defender el empleo, el investigador recomendó que la productividad continúe en las empresas a través de recursos como los medios virtuales, en cuanto al gobierno, destacó la necesidad de implementar medidas fiscales que cuiden a la economía, como lo han hecho otros países como Alemania, que bajó impuestos e incrementó el gasto público productivo para tratar de mantener la demanda.

Concluyó que este año todo apunta a que será complicado para la economía mexicana, ya que se han combinado factores internos y externos que están jugando en contra de la misma.