Con manual, adentran al mundo de la Criminología

Investigadores del CUValles y el titular de la DDU presentan el libro "Manual de bolsillo de criminología", dirigido a estudiantes afines a dicha área de estudio y al público en general

1147

Una de la confusiones más comunes es la que se tiene entre la criminalística y la criminología: mientras la primera estudia la escena del crimen mediante análisis del lugar, materiales e indicios, la criminología estudia la personalidad de aquella persona que reproduce conductas antisociales y criminales.

Para despejar estas dudas, los profesores investigadores Axel Francisco Orozco Torres y Ramón Gerardo Navejas Padilla, del Centro Universitario de los Valles (CUValles), junto con el titular de la Defensoría de los Derechos Universitarios (DDU) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Dante Haro Reyes, crearon el Manual de bolsillo de criminología.

«Es para todo público vinculados o no a las áreas del Derecho o Criminología, pues los tres buscamos utilizar un lenguaje sencillo, fuera de lo técnico, para el alcance de todo mundo», explicó Orozco Torres en entrevista para Gaceta UdeG.

«Este manual ayuda a marcar una diferencia entre lo que es criminología y la criminalística, pues piensa que en la primera es hablar de balas y accidentes, pero ésta es una ciencia que estudia la personalidad de aquel sujeto, hombre o mujer, que reproduce conductas antisociales y criminales«, detalló.

Explicó que para conocer cómo es que se generan las personalidades y conductas criminales, se explica desde tres escuelas: la biológica, psicológica y social.

«La biológica dice que desde la biología de una persona podemos detectar que hay riesgo de que se pueda convertir en un sujeto criminal o antisocial«.

La criminalística analiza las escenas del crimen, mientras que la criminología las motivaciones de los perfiles criminales y de las víctimas de algún delito

«Si tenemos, por ejemplo, a una persona afectada por diabetes, quizás en una crisis le podría llevar a ofuscarse y luego cometer algún delito o conducta antisocial», refirió.

«Cometer una conducta antisocial no necesariamente es un delito, pero podría estar a un a paso de convertirse en criminales, como por ejemplo: la ingesta de bebidas alcohólicas conduciendo un vehículo, pues esta es a una conducta antisocial. El delito sería que se provoque la muerte a una persona».

Indicó que la criminología apoya al Derecho Penal para dotar de herramientas, no sólo desde el estudio de quienes son criminales, sino también de las víctimas de un delito.

«Por mucho tiempo la víctima del delito no era tomada en cuenta, a pesar de ser uno de los actores del drama penal. Los estudios de la víctima nacen de la Criminología», recalcó.

En la obra se explica aspectos como la política criminal, que busca establecer mecanismos para que la autoridad diseñe estrategias de prevención del delito, «lo que desafortunadamente no estamos viendo en el Estado de Jalisco», añadió el coautor.

La publicación ya se puede adquirir en librerías de la ciudad. De manera electrónica y física también se puede comprar en la página de la editorial Tirant.

En la obra también se involucró el Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Jalisco.

En la UdeG se forman criminólogos

La licenciatura en Criminología se oferta en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), pero también existe la licenciatura en Ciencias Forenses, que posee una gran carga de materias sobre Criminología, y ésta se enseña en los centros universitario de Tonalá (CUTonalá) y Ciencias de la Salud (CUCS).

Por ello, los autores de Manual de bolsillo de criminología esperan que su obra pueda considerarse como un libro de texto para los futuros profesionales de dicha área, no sólo de la Universidad de Guadalajara, también de otras instituciones.

«Hay muchos jóvenes que ingresan a la licenciatura esperando encontrar laboratorios como en CSI u otras series televisivas y eso no es la carrera; pues aunque si hay laboratorios no son de fantasía».

«En nuestros espacios se pueden hacer perfilaciones criminales, y detectar las afectaciones que tienen, pera poder generar el tratamiento o una política pública de prevención con sujetos que podrían presentar estas características», externó Orozco Torres.

Destacó que no se puede hablar de los criminales desde un solo sentido, pues se deben hacer análisis trans, inter y multidispiplinariamente.

Recordó que un egresado en dicha licenciatura o especialidad puede laborar en fiscalías o juzgados penales, pero también pueden establecerse en despachos de asesoría, pues dentro de un proceso penal se puede ofrecer periciales de la personalidad del delincuente o de la víctima.

Artículo anteriorRecomiendan los “baños de bosque” para el bienestar
Artículo siguienteInvitan a Coloquio Nacional de Educación Media Superior a Distancia