#ChileDespertó en la FIL

El fotógrafo chileno Sebastián Olivari presenta en la Feria un libro en el que las imágenes narran cómo el movimiento social en su país fue cambiando en las primeras semanas del estallido social

1003
Foto: Facebook de Sebastián Olivari

MARIANA GONZÁLEZ-MÁRQUEZ

Las calles del centro de la ciudad de Santiago, Chile, han sido el lugar que ha albergado las masivas protestas sociales desde el pasado 18 de octubre, pero también se ha convertido en un museo urbano en el que convergen imágenes y frases que denotan la convicción de los chilenos por lograr una vida más justa.

En tiempo récord, el realizador y fotógrafo chileno Sebastián Olivari armó #ChileDespertó, un libro editado por Planeta sostenible en el que las imágenes relatan cómo el movimiento social en su país fue cambiando en las primeras semanas del estallido social, que permanece con la misma fuerza de los primeros días.

“Empecé a trabajar desde el primer día de las manifestaciones, voy desde entonces a la zona cero y empecé a retratar los muros, primero desde el punto de vista estético y luego me di cuenta que había textos y que la calle se estaba expresando, y que era importante dejar registro de todos los anhelos, la esperanza y las necesidades que la gente estaba reclamando”, dice en entrevista.

Foto: Adriana González

De visita en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Olivaria cuenta que la avenida Alameda y las calles aledañas, o “zona cero” como la han llamado los chilenos, son escenario de pintas, grafitis, afiches y carteles con todo tipo de consignas e imágenes ideadas por los ciudadanos para mostrar sus demandas y la esperanza de una vida digna.

“Nos quieren sacar los ojos, porque saben que los abrimos”, reza una pinta junto al rostro del presidente Piñera con un ojo en la mano; la figura de Cristo junto a dos policías con la leyenda “No los perdones porque saben lo que hacen”; hasta grafitis llamando a evadir la entrada al Metro forman parte de la iconografía que ha inundado las paredes de las principales calles aledañas a la Plaza Italia, ahora renombrada “Plaza de la dignidad”.

 

Olivari hizo una selección de las más de siete mil imágenes que tiene en archivo, para contar en 64 páginas la historia de las movilizaciones durante las primeras cuatro semanas y mostrar los grandes momentos de este estallido y cómo ha reaccionado las personas en las calles ante el actuar del gobierno.

“La apuesta del gobierno fue desarticular el movimiento que se inicia con la juventud y a través de la represión lo que ha logrado es que la sociedad tome parte por las demandas y por la idea de construir una sociedad más justa. Ha ido cambiando el discurso, sobre todo el de los grafitis, y ahora tiene que ver con las necesidades del pueblo y la injusticia de más de 30 años de gobierno democrático y luego con la reacción a la represión brutal de la que están siendo objeto”, explica.

El fotógrafo adelanta que tiene el proyecto de ampliar el libro para mostrar un mayor número de imágenes y contar lo que ha pasado hasta ahora con un conflicto que no parece tener un fin próximo.