Carlos López de Alba

611

Dirige la revista de literatura Reverso. Tiene 30 años, estudió Letras hispánicas y trabaja como editor freelance para toda clase de empresas e instituciones. También son sus clientes autores independientes que quieren publicar su obra sin intermediarios que la dejen embodegada o la manipulen a su antojo. Pero él no se siente listo para dar el paso al papel impreso. Los cuentos que escribe no le terminan de gustar, víctimas de su ojo hipercrítico. Gajes del oficio.
Desde que en el año 2002 editó el primer número de Reverso junto con Sussette Hernández y Pablo Zulaica, Carlos persigue el ideal de mostrar las cosas que se hacen aquí, “ser locales pero no localistas”. Sus ideas son claras, sus enunciados precisos y estructurados, los medita mientras sorbe limonada mineral en el café de una librería.
Tiene un espacio de opinión cada dos semanas en el programa Señales de humo, de radio UdeG sobre la situación editorial de nuestra ciudad. Le gusta la música electrónica, pero se confiesa ignorante, así que prefiere ir a lugares donde hagan buenas mezclas. Pero Portishead y PJ Harvey lo acompañan en las fases más sencillas de su trabajo, en las más complicadas sólo el silencio porque “luego sí me distraigo”.

edición
Creo en la profesionalización de la edición. Crear redes de personas que hagan las distintas fases, con calidad. Algunos clientes se sorprenden cuando les presento el proceso de un producto editorial, porque generalmente se los hacen en la imprenta, o un diseñador que no tiene los conocimientos necesarios para cuidar la edición. Se lee y se escribe mucho más de lo que se piensa, aunque no de la mejor manera.

guadalajara
Amo esta ciudad. Soy de aquí. No me interesa cambiar de ciudad, desde aquí pueden producirse proyectos importantes, por su posición estratégica tanto geográfica como económica. Hay grandes oportunidades porque a pesar de que los negocios editoriales están centralizados en el DF, la feria más importante es aquí. La industria editorial tiene que crecer aquí.

oficio
Es puro trabajo de campo. Uno se tiene que ir haciendo. No lo aprendí en la escuela. Aquí no hay escuelas de edición, ni siquiera diplomados.

reverso
Acabamos de lanzar el sitio web. La editora es Abril Posas. No se trata de hacer una versión digital de la revista, sino de crear un nuevo producto cultural con sus propios alcances y dimensiones. Nos habíamos dado cuenta de que Reverso había ido madurando junto con sus lectores, pero no había ampliado su espectro. A mediano plazo queremos convertirlo en un portal de servicios relacionados con la edición, la literatura y la cultura en general, no como un intermediario sino como un medio.

becas
Hemos tenido tres becas. Son un tanque de oxígeno. Pero no se puede vivir de ellas. Una revista tiene que ser autosuficiente, buscar patrocinadores, recursos de otros lados.

noruega
Al principio queríamos hacer un dossier de poesía noruega pero encontramos que sólo hay un traductor del noruego al español. Así que nos contactamos con la embajada en México y el Centro para la literatura noruega en el extranjero (NORLA) y conseguimos narrativa traducida al inglés, que pasamos al español. Los temas no son tan lejanos a los de la literatura mexicana, pero su tratamiento es más frío, extraño… como su ambiente.

¿fumas?
Sólo cuando trabajo. En las noches, de ocho a dos más o menos. Luego me pongo a escribir.