Carlos Araque Osorio y Daniel Ariza Gómez

394

Desde 2008, el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) forma parte de la Red Latinoamericana de Creación e Investigación Teatral (Red CITU). Los integrantes de esta red se dieron cita en la Universidad de Guadalajara para participar en el Coloquio Internacional de Investigación-Creación en las Artes Escénicas y Delta X, espacios donde discutieron conceptos teóricos, pedagógicos y metodológicos de la danza, el teatro, el performance y otras expresiones, con el tema “Violencia y miedo en Latinoamérica”.

Daniel Ariza Gómez, académico de la Universidad de Caldas, Colombia, y Secretario de la Red CITU, y Carlos Araque Osorio, profesor de la Academia Superior de las Artes de Bogotá, hablan sobre cómo vincular la creación y la investigación en las artes escénicas y de la responsabilidad que guardan éstas ante los contextos que afronta el mundo.

¿Qué responsabilidad llevan las artes escénicas ante la violencia que enfrentan Latinoamérica y el mundo?
Carlos Araque Osorio: La política, la filosofía, la sociología y la psicología han aportado al discurso de una revisión de la violencia, pero el arte siempre lo ha hecho a partir de lo poético. Mostrar la violencia de una manera cruda como lo hacen los noticieros, pues es redundar, lo que hace el arte es presentar otras posibilidades de entender y comprender la violencia para trabajarla de una manera diferente. El objetivo no es crear conciencia sobre la violencia, somos conscientes de que hay; el objetivo es buscar otras perspectivas para que la violencia se transforme en otras posibilidades de convivencia.

Daniel Ariza Gómez: El arte siempre es una metáfora de la realidad. La violencia se expresa a nivel físico, político; Latinoamérica y el mundo entero arden. Nosotros trabajamos una expresión escénica para este encuentro sobre cómo el hombre a nivel mundial tiene las más altas tasas de suicidio, homicidio, accidentes de tránsito, privaciones de la libertad, y de eso no se habla, por ejemplo. El punto de partida es Áyax de la mitología griega, con énfasis en Colombia.

¿Qué es el binomio arte-creación, cómo se logra?
CAO: Desde el arte, de la elaboración artística no solamente investigamos, sino creamos, hablamos de “creainvestigación” o de “investicreación”.

DAG: Ha sido un esfuerzo muy grande validar un conocimiento, el arte se valida por sí mismo, pero en el terreno de la investigación tenemos que validar; lo hemos entendido como un pensamiento estético, reflexivo, prima la emoción. Pero también nosotros les enseñamos a las ciencias duras otras maneras, tengo conocimiento de investigaciones en ciencias biológicas donde “bailan sus tesis”. Vi una experiencia sobre moléculas, y el arte tiene la potencia de llegar a múltiples participantes y abre ese conocimiento.

¿Cuál es el principal logro de la Red CITU?
CAO: Las posibilidades de nuevos modelos, formatos y perspectivas de creación. Los maestros y estudiantes llevan sus propuestas. La creación no es un lugar privilegiado de docentes y artistas; los estudiantes también son creadores. Hay una perspectiva de creación más allá de nuestras instituciones. Asociamos la creación a la movilidad y eso nos da un panorama gigantesco.

DAG: La movilidad, es una red colaborativa, no hay burocracia. Eso ha generado una gran movilidad cultural; ir a Argentina, México, Chile, eso genera la posibilidad de conocer el mundo, y eso enriquece nuestras propuestas de investigación y creación.