Cáncer de mama puede curarse o controlarse

La etapa clínica de la enfermedad es uno de los factores que influyen en la sobrevida de las mujeres

367
Foto: Jorge Íñiguez

La quimioterapia, radioterapia y la monoterapia, además de la intervención quirúrgica, son algunos de los tratamientos que, según sea el caso, pueden ser administrados a pacientes con cáncer de mama, y ser opciones para erradicar o controlar la enfermedad. La etapa clínica de la enfermedad será uno de los factores que influirán en la sobrevida de las mujeres.

La etapa clínica será determinada por factores como el tamaño del tumor, si hay o no células cancerígenas en los ganglios y si hay lesiones fuera de lo que es la mama, como pudiera ser el hígado, huesos o pulmón, detalló Aida Araceli Silva García, encargada del Servicio de Oncología del Hospital Civil de Guadalajara (HCG) Doctor Juan I. Menchaca.

En el caso de las mujeres con cáncer de mama en etapa 1, en la que hay un tumor que no es muy agresivo, de menos de dos centímetros, los ganglios son negativos (no tienen células cancerosas) y no hay invasión a otras partes del organismo, la sobrevida es del 95 por ciento al 98 por ciento en cinco años, y a la mejor no necesita tratamiento de quimioterapia.

“En el caso de una etapa avanzada, en la que ya hay metástasis a otras zonas del organismo, la sobrevida es muy baja, es decir hasta del 10 por ciento en un periodo de cinco años”.

Si la paciente tiene lesiones que no se palpan, y que sólo se encuentran gracias a una mamografía, se trata de un cáncer in situ, que todavía no desarrolló un tumor. En estos casos se hace una cirugía local amplia y prácticamente la paciente está curada, y tiene desde un 98 hasta un 99 por ciento de sobrevida.

Dependiendo de la etapa clínica, es decir del tamaño del tumor, y qué tanto haya de invasión a otras áreas del organismo, se determina si la intervención quirúrgica es conservadora, es decir no retirar toda la mama, sino un cuadrante, un pedazo o nódulo. Dependiendo de la situación, puede que sea necesario extraer sólo un ganglio o todos los ganglios.

Después de este tipo de cirugías conservadoras, hay que dar radioterapia al resto de la mama, y en caso de que el tumor fuera de los más agresivos tendría que completarse el tratamiento con quimioterapia, lo que sería independiente de la cirugía.

La mastectomía completa se recomendaría, por ejemplo, cuando, la paciente tiene una mama pequeña y una tumoración más grande ubicada detrás del pezón y la areola o en un cuadrante interno, y estéticamente la paciente no quedara bien con una cirugía conservadora.

Otro caso sería el de pacientes que por alguna razón médica no pueden recibir radiaciones posteriormente. “En esos casos hacemos la mastectomía radical modificada”, que podría implicar la extracción de toda la mama y de todos los ganglios linfáticos debajo del brazo.

En el caso de las pacientes con mastectomía completa, después de terminar su tratamiento oncológico podrían acceder a un plan de reconstrucción de mama.

Foto: Jorge Íñiguez

El cáncer de mama según la OMS

De acuerdo con información difundida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tratamiento habitualmente consiste en cirugía y radioterapia para frenar el avance de la enfermedad en el pecho, los ganglios linfáticos y las áreas circundantes; y terapia sistémica, que incluye medicamentos contra el cáncer administrados por vía oral o intravenosa para tratar o reducir el riesgo de diseminación del cáncer.

Entre los medicamentos contra el cáncer se incluyen la terapia endocrina (hormonal), la quimioterapia y en algunos casos la terapia biológica dirigida (anticuerpos).

La misma fuente explica que el cáncer de mama se origina en las células del revestimiento (epitelio) de los conductos o lóbulos del tejido glandular de los senos. Al comienzo, el tumor canceroso está confinado en el conducto o lóbulo donde generalmente no causa síntomas y tiene un mínimo potencial de diseminación (metástasis).

“Con el paso del tiempo, este cáncer in situ puede progresar e invadir el tejido mamario circundante (cáncer de mama invasivo), y a continuación propagarse a los ganglios linfáticos cercanos (metástasis regional) u a otros órganos del organismo (metástasis distante). Cuando una mujer muere de cáncer de mama, es como consecuencia de la metástasis generalizada».

Con el objetivo de crear conciencia para la oportuna detección del cáncer de mama, la Fundación Universidad de Guadalajara, en conjunto con el HCG y médicos especialistas egresados de esta Casa de Estudio, lanzaron la campaña “¡Tócate! Contra el cáncer de mama”.

La campaña incluye difusión de información a través de webinar, pláticas con especialistas, además de la información que se incluye en la página https://tocate.udg.mx/, en la que podrán registrarse las mujeres hasta el 31 de octubre, para consulta con algún especialista.