Aullidos de Rock y Mortandad

589

La música es el arte de combinar los sonidos; cuando se agrega de manera precisa la voz, ocurre un especial deleite que conmueve la sensibilidad, ya sea de forma alegre o triste. Esta última parte y en dirección hacia tal sentimiento de angustia por lo misterioso y desconocido, la retoma el gothic rock y la dark wave.
Norbert Dufourcq, profesor de historia de la música y de musicología, en el Conservatorio Nacional de París, expresa en su libro Breve historia de la música: “Desde sus orígenes hasta sus últimas manifestaciones, la música ha sido un arte que se ha concertado con el desarrollo y las vicisitudes de la sociedad. Las grandes figuras no son sólo el principio de épocas nuevas, sino, muy principalmente, el fruto de vastos movimientos artísticos que han sucedido a través de la historia como expresión de las preferencias de los grupos sociales”.
El gothic rock comenzó a desarrollarse a finales de los años setenta, fundamentalmente en Inglaterra. Su característica principal es la asociación con la muerte, vista siempre desde un punto dramático e incluso romántico. Aunque algunas agrupaciones como Joy Division y Siouxise and the Banshees engendraron temas oscuros e intimistas, es finalmente a Bauhaus al que se le considera el grupo que otorgó personalidad al género del gothic rock.
Peter Murphy, Daniel Ash, David J. y Kevin Haskins crearon Bauhaus en 1978. La agrupación tomó su nombre de la escuela de diseño, arte y arquitectura fundada en Alemania por Walter Gropius. Su primera obra, In the flat field, fue editada por el mítico sello discográfico 4AD. Este trabajo constituye todo un referente para el gothic rock.
Bauhaus recibe influencia directa de músicos como David Bowie. El grupo se distingue por emplear en su música atmósferas sombrías, las cuales dibujan situaciones y personajes con profundo caos. Uno de sus temas más gloriosos es “Bela Lugosi’s dead”, inspirado en el actor de cine que encarnó el personaje de Drácula en 1931 y que hasta el final de su vida se mantuvo obsesionado por esta figura. A pesar de que los integrantes de Bauhaus afirman que esta canción fue realizada en tono sarcástico, “Bela Lugosi’s dead” constituye todo un himno para los amantes de los sonidos lúgubres.
Dentro del gothic rock emergieron bandas trascendentes, como The Sisters of Mercy y Fields of the Nephilim. Sus trabajos ocasionaron una verdadera evolución en el género y posteriormente influenciaron a cientos de proyectos. The Sisters of Mercy contribuyó con los discos First and last and always, Floodland y Vision thing. Por su parte, Fields of the Nephilim publicó Dawnrazor, The Nephilim y Elizium, por mencionar sólo algunos.
Otras agrupaciones que dieron forma al gothic rock son: X-Mal Deutschland, Gene Loves Jezebel, Tones on Tail (proyecto derivado de Bauhaus), Alien Sex Fiend, Sex Gang Children y Christian Death. Este último se encumbra como el exponente más importante de América. Su compositor principal, Rozz Williams, quien se suicidara en 1998, resulta un personaje ineludible para este movimiento musical. Las letras de Christian Death rechazan de forma categórica los dogmas religiosos.
De forma paralela al gothic rock emergió la música etérea, que posteriormente devino en la dark wave. En este renglón podemos ubicar a Dead Can Dance como una de las bandas pioneras de este estilo musical. El dúo integrado por Lisa Gerrard y Brendan Perry estableció una forma propia de producción al incorporar elementos de rock con la música antigua.
Su primera grabación explora los terrenos derivados de la música gótica. Sin embargo, Dead Can Dance expandió su universo a otras corrientes, entre las que destacan la música medieval, la del renacimiento y en sus últimos trabajos optó por la incorporación de los ritmos provenientes de ífrica.
El hilo conductor que une a todas estas grabaciones es la búsqueda de la eternidad, es decir, la muerte como la aspiración más profunda del ser humano. En la discografía de Dead Can Dance destacan: Spleen and ideal, The serpent’s egg, Aion, Into the labyrinth y Toward the within (grabación en directo).
La influencia de Dead Can Dance se vio reflejada en proyectos alemanes como Love is Colder than Death y Stoa.
La dark wave nació durante la primera mitad de los noventa y tuvo su auge en años subsecuentes. En este movimiento tuvo que ver intensamente la intervención del sello discográfico Project, comandado por Sam Rosenthal. De esta generación se desprendieron bandas como Lycia, Black Tape for a Blue Girl, Love Inspiral Downwards, Thanatos, Soul Whirling Somewhere, Alio Die, Eden, Lovesliescrushing y Terrace of Memories. El distintivo de todos estos grupos fueron sus composiciones finas y etéreas, cuyas voces femeninas jugaron un papel importante.
La muerte y su eterno misterio han sido temas preponderantes para estas agrupaciones que se desenvolvieron fuera de los estándares comerciales. Por fortuna algunas de éstas lograron conquistar a públicos específicos con sus composiciones y con ello asegurar sitio primordial en la historia.