Arturo Castillo Ramos

56

Incidir en la configuración social de su país por medio de la organización civil, es la mentalidad que comparte Arturo Castillo Ramos con otros 31 jóvenes de Latinoamérica, que fueron elegidos para participar en la sexta edición del Programa para el Fortalecimiento de la Función Pública en América Latina, promovido por la Fundación Botín.

El estudiante de la licenciatura en relaciones internacionales, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), fue seleccionado entre más de 5 mil 300 candidatos de 353 universidades, tras varios filtros en los que evaluaron su perfil académico e ideológico, sus intereses y su labor de voluntariado.

Además, los aspirantes enviaron una serie de propuestas para mejorar algunos aspectos de su país, y entre las que realizó Arturo Castillo destaca la implementación de Institutos de Paz en México.
El programa, con duración de ocho semanas —del 3 de octubre al 18 de noviembre—, consiste en una capacitación que será impartida en tres sedes: Brown University, de Rhode Island, Estados Unidos; Madrid, España y por último Brasilia, Brasil.

El objetivo de dicho proyecto es articular una red de líderes jóvenes que analicen amenazas y oportunidades de su región, y propongan acciones para trabajar en éstas.

Arturo Castillo Ramos obtuvo, además, una beca del Instituto Mexicano de la Juventud, para participar en el proyecto Iniciativa Rumbo joven 2014, con sede en Washington, donde surgió la asociación Alianza Juvenil por México, de la que el estudiante forma parte.

Además, trabaja en conjunto con otros jóvenes en la creación de la aplicación móvil “BenchU”, que busca ayudar al desarrollo profesional de estudiantes de educación pública, cuyo prototipo fue presentado la semana pasada en el evento tecnológico Campus Party.

¿Por qué tu propuesta de trabajar en la creación de Institutos de Paz?
Es trabajar el tema de la paz como un concepto duro, en el que se labora desde la función pública. Creo que la manera de cambiar la realidad de un país, es cambiando la ideología. Justamente los estudios de paz a eso van enfocados. Por ejemplo en nuestro país, por todo lo que se vive, tenemos instalado un chip de violencia. Es algo cotidiano. Creo que hay argumentos para cambiarlo y reconfigurarlo.

¿Cómo funciona la aplicación que estás desarrollando?
Servirá para acercar los recursos académicos —becas, estancias, intercambios—, que sirven para el desarrollo profesional del estudiante, específicamente en la educación pública, para mejorarla en el ámbito nacional. Buscamos que sea una red interuniversitaria donde puedas encontrarte con otros jóvenes que tengan intereses afines a los tuyos, para desarrollar el proyecto.

¿Crees que los jóvenes tienes las suficientes oportunidades para desarrollar sus ideas?
Hay muchas oportunidades que luego se pierden. Hay becas para irse a estudiar a Alemania por un semestre, que se desperdician por falta de información, porque a veces ésta se queda en las oficinas y no la dan a conocer. Quisiera que las personas que tienen una iniciativa, no se apaguen por falta de apoyo o de recursos. Yo me he sentido así antes: querer hacer algo y no poder. Por eso creo que hace falta empoderar a la sociedad civil bien organizada, para generar agentes de cambio.

¿Cuál es el propósito de la Alianza Juvenil por México?
Es una asociación civil en consolidación, que busca el desarrollo de iniciativas sociales. Somos más de sesenta jóvenes activos. Queremos que sea una red que funcione de forma horizontal.