Fotografía: Adriana González

Esta mañana, las Unidades Móviles de Atención Comunitaria (UMAC), de la Coordinación de Extensión y Acción Social (CEAS) de la UdeG, brindaron consultas médicas de primer nivel, de odontología, asesoría nutricional y salud preventiva como presión arterial, colesterol, triglicéridos, peso y talla, para la población de la colonia Pacífico, del municipio de El Salto.

En el marco del programa “Luchando, pensando y trabajando”, los prestadores de servicio social de enfermería, medicina, nutrición y odontología, a bordo de dos unidades móviles sumaron sus esfuerzos en la estrategia “Nos late servir”, como protesta por el recorte presupuestario a la Universidad de Guadalajara por parte del gobierno estatal.

La médico responsable del programa UMAC, Gabriela Larios Baltazar, explicó que el programa tiene cinco años prestando servicios médicos de atención de primer nivel en nueve colonias con vulnerabilidad socioeconómica.

“Las visitamos a lo largo del año para seguimiento médico de las personas que atendemos, y que la atención esté teniendo un impacto”, dijo.

Fotografía: Adriana González

La respuesta de la gente es el reconocimiento del trabajo del equipo integrado por médicos, enfermeras, odontólogas y nutriólogas.

“Las personas ya nos ubican, y su respuesta es de agradecimiento, incluso en ocasiones nos invitan el desayuno, nos ayudan a poner nuestro equipo, y a retirarlas”, agregó.

Para Larios Baltazar la exigencia por un presupuesto justo al gobierno estatal es pertinente para no interrumpir esta atención integral que brindan las UMAC y que al día es de entre 25 a 30 personas, quienes reciben de uno a cuatro servicios.

“Hemos reducido los servicios debido al recorte presupuestal. Entonces, es importante exigirle al gobierno para que la gente no pierda estos servicios”, subrayó la doctora

La estudiante de la licenciatura en Enfermería, Ingrid Vázquez Díaz, consideró gratificante el trabajo en pro de la gente sin acceso a servicios médicos de calidad.

La Universidad, al brindar estos servicios, apoya a la gente que no tiene acceso a los servicios de salud por falta de dinero, o sin la posibilidad de moverse a instituciones públicas de la ciudad”, dijo.

Fotografía: Adriana González

La prestadora de servicio de la licenciatura en Nutrición, Brenda Lepe, destacó las acciones de servicio social, pues muchas veces resultan incosteables para las comunidades con escasos recursos.

“Es importante y vital que la UdeG brinde estos servicios, porque por fuera son muy caros, y quien los necesita a menudo no tiene posibilidad de pagarlos”, denunció.

César Francisco Orozco Cisneros, vecino de la colonia Pacífico, acudió por segunda vez al servicio dental de la unidad móvil. Dijo que éste es importante para la comunidad, y la exigencia de la UdeG sobre el presupuesto es válida, a fin de que no se interrumpa la atención a estas comunidades necesitadas.

«Se debe de luchar por un presupuesto justo para que se sigan prestando estos servicios de calidad”, resaltó.

El responsable de una clínica de atención de adicciones, Marcos Iván Oropeza Zaragoza, acompañó a un interno a la consulta médica. Y calificó el servicio de “muy buena calidad. Es un servicio que ofrece la UdeG con un presupuesto destinado a la preparación de estudiantes y médicos que tienen una profesión necesaria para la sociedad. Y considero que es importante la exigencia de la Universidad por un presupuesto justo, pues sin él no habría este tipo de servicios, que ayudan a esta colonia”.

Fotografía: Adriana González

La señora María Elena Salinas Martínez declaró que el servicio médico le favoreció mucho en su salud, además de la excelente atención del personal universitario.

“Son personas muy amables, te explican todo muy bien, te atienden bien; primero lo pasan al doctor, le toman la presión y todo el personal es muy atento y eficiente”.

Agregó que por la falta de compromiso del gobierno no tendrían acceso a la atención médica y propuso que se le brinde más apoyo económico a la Casa de Estudio para que puedan ayudar a más personas.