Apoya CUNorte a familias vulnerables de la región

Más de 500 estudiantes del plantel están en los niveles socioeconómicos más bajos, cuyos jefes de familia han perdido su empleo por la contingencia del Covid-19

157
En el CUNorte hay un total de 2 mil 98 alumnos, 46 por ciento de los cuales se ubica en los tres niveles socioeconómicos más bajos. Foto: Abraham Aréchiga

La buena alimentación es clave para una adecuada condición física que haga al organismo resistente a enfermedades como el Covid-19, y permita el óptimo aprovechamiento académico de los jóvenes y contribuya al bienestar de sus familias.

Con ese fin, el Centro Universitario del Norte (CUNorte), con sede en Colotlán, Jalisco, se suma solidariamente al programa “Ayuda a que otros se queden en casa”, impulsado por la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El Rector del CUNorte, Uriel Nuño Gutiérrez, dio a conocer que por tal motivo se abrirá un centro de acopio a partir del día 18 de mayo, que funcionará de lunes a viernes, de 10:00 a 15:00 horas. La convocatoria se lanzó el lunes 11 de mayo. Los interesados en más información pueden visitar la página http://www.cunorte.udg.mx/

El centro de acopio estará ubicado en el Centro Cultural Casa Hidalgo, en calle Hidalgo 11, colonia Centro, Colotlán, y se priorizarán como beneficiarios a los estudiantes y sus familias que están en situación vulnerable.

Están invitados a sumarse a este esfuerzo los miembros de la comunidad del CUNorte, tanto administrativos y académicos, como estudiantes, además de la sociedad en general.

Para identificar a los alumnos que necesitan despensas se realizan dos estudios: el primero para detectar a la población más vulnerable, y el segundo para determinar cuántos fueron afectados por el confinamiento provocado por el Covid-19.

En un diagnóstico previo a la contingencia, durante febrero y marzo, que versó sobre los niveles socioeconómicos de los estudiantes, fue detectado que 46 por ciento de la población estudiantil del CUNorte se ubican en los tres niveles socioeconómicos más bajos, tomando en cuenta que son siete niveles de clasificación, informó  el Coordinador de la Ingeniería en Electrónica y Computación, Gabriel Solano Pérez.

Explicó que los tres niveles socioeconómicos más bajos se caracterizan porque casi 50 por ciento del salario percibido es destinado a alimentación, y viven sin conexión a internet. Algunos no tienen agua potable o luz eléctrica y drenaje; muchas de sus casas suelen tener techos de lámina o de madera, e incluso son pocas habitaciones para el número de integrantes del hogar. A veces hay una o dos habitaciones para todos.

Destacan los estudiantes de la comunidad wixárika con casi 80 por ciento en los niveles más bajos. En el CUNorte hay un total de 2 mil 98 alumnos; de los cuales, 220 son indígenas. De ahí la importancia de atenderlos. Los resultados son producto de una encuesta aplicada a 95 por ciento de los estudiantes.

En CUNorte hay 220 estudiantes pertenecientes a las comunidades wixárikas. Foto: Fernanda Velázquez

Posteriormente, fue aplicada otra encuesta a 965 estudiantes para identificar su problemática durante la contingencia. Ésta da un nivel de confianza de 99 por ciento.

Solano Pérez detalló que hay más de 500 estudiantes que están en el nivel socioeconómico más bajo y cuyo jefe de familia ha perdido su empleo.

La convocatoria especificará los productos que pudieran ser donados, como mermeladas, mantequilla de maní, carne seca o enlatada, jamón enlatado, atunes y sardinas enlatadas, puré de tomate, arroz, frijol, lentejas, habas, semillas de girasol, entre otros.

Asimismo, la convocatoria también puntualizará sobre los productos que no pueden ser donados: vestimenta, calzado y medicamentos; alimentos caseros y perecederos como papas, fruta o lonches; comida ya hecha para llevar a familias, entre otros.