Anhelos y rumba callejera

116

Aocaná (ahora en caló) es el título del cuarto álbum en estudio de Ojos de Brujo. “Todos mortales” se desprende como el primer sencillo, una canción muy urbana que habla de los miedos y las esperanzas de todos los seres humanos, sin distinción de raza, género o clase social, y sugiere que hay que enfrentar la vida con optimismo porque el mundo va a seguir su curso.
En el video se muestran una serie de personajes muy distintos entre sí, unidos por una moneda que va pasando de mano en mano. Retrata fragmentos de la vida en los que se mezclan alegrías, tristezas, abrazos y soledad. La moneda sirve de catalizador y se convierte en un personaje más. Al final del video la moneda vuelve al punto de partida para subrayar el carácter de tránsito de esta historia, destacando el hecho de que esto puede ocurrir en un día cualquiera y en diferentes lugares.
Este grupo de flamenco mestizo, ha incorporado gran cantidad de colaboraciones en este nuevo material, entre ellos: Tote King, Los Van Van, Chano Dominguez, Kumar, Duquende, Ramamani con Karnataka College of Percusion (India). Aocaná es un alimento sonoro cocinado por los autodenominados “hijos de la rumba callejera y del flamenco políglota”, a base de música catalana mezclada con sonidos mediterráneos, árabes, latinos, caribeños, griegos, y orientales.
El disco se publica en dos formatos: estándar con doce canciones y edición de lujo, donde los seguidores podrán escuchar además cinco remixes y dos rarezas. Estos temas son: “Nueva vida” (Maxfx y Charly), “Dónde te has metido” (Kumar), “Todos remezclados” (Pankoramix), “RMX tantas flores” (Ramón Jiménez), “Búscalo que bueno” (Javi), “Correveidile” y “Baraka”.
Se espera que Aocaná llegue pronto a México, ya que el grupo recientemente cedió parte de su trabajo —el de la distribución y promoción— a la compañía multinacional Warner. Ojos de Brujo comenta al respecto: “Es un paso que damos desde la independencia conseguida”. Agrega: “No podíamos más. No podíamos dar más de cien conciertos al año y deber dinero. Nos planteamos qué hacer. Warner nos aceptó sin siquiera escuchar el disco”.