Ana Luz Navarro

141

Originaria de Los Reyes, Michoacán, desde sus primeros años de vida fue cautivada por el mundo de la actuación. Hace más de dos décadas que radica en Guadalajara, ciudad en la que comenzó su trayectoria profesional bajo las enseñanzas del maestro José “Gato” Luna. Rosa de dos aromas, 1910, la comedia más divertida de la revolución, Los derechos de los niños y Noche de trapo, son algunas obras en las que ha participado. Es fundadora y directora de la compañía Teatralerías, la cual celebra 15 años de trabajo ininterrumpido. Ana Luz Navarro imparte talleres de actuación dentro de la penal, experiencia que le ha dado importantes satisfacciones. Fue conductora del programa de televisión Aquí entre nos, transmitido hace tiempo por C7, del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión. La apasionada actriz realiza un viaje al más allá con La muerte irredenta, puesta en escena que cumple 400 representaciones y cierra temporada el 2 de noviembre en el panteón de Mezquitán. Las funciones son a las 19:30, 21:15 y 23:30 horas. Otro de sus proyectos, El Tenorio tiene fiebre AHLNL, ¿o no se dice así?, inicia presentaciones en ese mismo recinto, del 13 al 29 noviembre: viernes y sábados a las 19:00 y 22:00 horas, y domingos a las 19:00.

Muerte
La preparación de La muerte irredenta significó en primera instancia un trabajo más. Al pasar los años he tomado conciencia de la verdadera dimensión y significado de este personaje (se le eriza la piel). Cuando termina la obra, el público se acerca a mí para comentar su experiencia. Algunos se ríen, pero al mismo tiempo reflexionan. Como actor comienzas a desarrollar un verdadero respeto y entendimiento de la misión que emprendiste. En otros países el tema de la muerte no se menciona. En México incluso lo tratamos como albur. Sin embargo, los mexicanos somos los que más tememos a la muerte: le rendimos tributo con las piezas de pan, las figuras de azúcar o papel maché. Siento que para la muerte esto es un honor.

Aquí entre nos
Fue un programa de televisión que duró nueve años al aire. Manolo Conrado me invitó a esta producción. Aquí entre nos se distinguió por ser una revista cultural que ofreció la oportunidad para conocer a los artistas de Guadalajara. Durante algún tiempo cubrimos todas las áreas del arte y posteriormente decidimos involucrar a otro tipo de personajes, es decir, desde la chica que vende franelas hasta Fernando del Paso. Con este programa se logró que el público reconociera a diversos integrantes de esta ciudad. Espero que en algún momento pueda recuperar este proyecto.

Miedo
Detectar miedo en el público que asiste a la obra representa un halago. Es obvio que sólo soy una actriz, y no les voy a hacer nada, pero como el personaje interactúa con las personas y las toca, aparece en menor o mayor grado el temor. Recuerdo a una señora a quien me acerque para decirle unas frases. Entonces ella se abrazó de su marido y comenzó a gritar: ¡Que no me toque! Obviamente el público no pudo contener la risa. Fue un gran momento, ya que esta persona me vio en verdad como la muerte. Estas experiencias son muy significativas, porque en esencia la muerte es intangible y poder darle vida simboliza una paradoja. Sabemos que la muerte existe, la vemos cuando fallece un familiar o amigo, aunque en realidad desconocemos cómo habremos de afrontarla nosotros mismos. La muerte irredenta increpa a Dios y le dice: “No me asustas, sin mí todo sería eterno”.

Enseñanza
Antes que nada me rijo por el compromiso. Intento transmitir a mis alumnos lo que he aprendido en estos años. Tal vez no todo es correcto, pero algo sí es seguro: lo hago con la suficiente pasión que el arte requiere. Trabajo con los sentimientos a flor de piel, lo que algunas veces me ocasiona problemas. Con estas vivencias rápidamente te conviertes en psicóloga o mamá involuntaria. Dar clases de actuación en los reclusorios es algo que considero enriquecedor. Creo que entre mis alumnos y yo existe un punto en común: todos amamos el arte. El mayor reto es hacerles entender que la responsabilidad no es con el público, sino con uno mismo.

Actuación
Es una carrera muy difícil. No obstante, este año cumplo 30 años dedicada a la actuación. En el transcurso del tiempo han surgido sacrificios económicos y familiares, situaciones que he tenido que enfrentar con absoluta decisión. En mi mente siempre está ser congruente con lo que digo y hago. Es un compromiso demasiado grande. Los obstáculos suelen ser recurrentes. Aún así, creo que la comunión que se genera con el público no tiene precio. Actuar me ofrece la oportunidad de representar todas las vidas que deseo.