Amor por la ciencia

448

Desde hace más de dos décadas un grupo de profesores dedican su tiempo a fomentar entre los adolescentes de preparatoria el amor por la ciencia. Gracias a su impulso y a la capacidad de los jóvenes, los miembros del Club de ciencias de la Preparatoria Regional de Jocotepec han competido en torneos y olimpiadas nacionales e internacionales ganando un gran número de medallas de oro, plata y bronce.

Paulino García Ramírez, académico de la preparatoria y líder del club por el que han pasado unos 220 estudiantes, cuenta que iniciaron este proyecto en 1996 con la inquietud de que los alumnos participaran en ferias de ciencias, pues el único espacio que tenían era el Concurso estatal de aparatos y experimentos de Física y el máximo logro era llegar al concurso nacional.

“En 2002 empezamos a participar en eventos con proyección internacional, el primero al que fuimos, que fue en Expo Ciencias en Puebla, llevábamos casi dos autobuses con alumnos y veintitantos proyectos científicos, ahí ganamos un pase a Paraguay y no nos la creíamos; estábamos acostumbrados a eventos de 50 o 60 proyectos y en ese evento eran 300, ganamos y nos trajimos a México medalla de plata”, recuerda.

Los jóvenes han viajado a 16 países de distintas regiones del mundo a presentar sus proyectos, en busca de ganar una medalla y dejar en alto el nombre de su preparatoria y de la UdeG, aunque ir a todos esos lugares ha sido difícil, ya que, pese a recibir algunos apoyos, son las familias de los jóvenes las que tienen que costear la mayoría de los gastos tanto de los materiales de los proyectos como de los viajes.

Además del que la directora de la preparatoria Lourdes Álvarez Serna y la UdeG les brindan mediante diversas dependencias, han conseguido recursos del ayuntamiento de Jocotepec, de la Sociedad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología y de productores de berries de la región.

“No es fácil, debes de tener el apoyo de la familia y sobre todo debes tener la disposición, que el joven quiera estar dentro de un proyecto que le va a quitar amigos, espacio y en el que se va a sentir invadido, porque debes de trabajar profundamente con ellos para lograr algo en este tipo de concursos, y muchos jóvenes no están dispuestos a perder todo esto”, explica.

Pero los sacrificios y el tiempo invertido tienen su recompensa cuando los jóvenes escuchan su nombre entre la lista de ganadores y regresan a casa con una medalla colgando del cuello. Además del orgullo que representan para una comunidad como la de Jocotepec, se convierten en referentes para sus compañeros y, en el mejor de los casos, la experiencia los alienta a continuar sus estudios universitarios en las áreas científicas.

“Hemos ganado primeros lugares internacionales y, ¿sabes lo que agradable que es gritar ¡Viva México! en un lugar de esos? Híjole, es lo máximo. Son muchas anécdotas, como cuando todo mundo te ve como mexicano y te dice que los chinos o los japoneses son los buenos y luego de que digan que tú ganaste se te queden mirando; o que vayas a Rusia y que el niño genio y prodigio de los rusos, cuidado con siete guaruras, quiera jugar con los proyectos que llevábamos: hasta después nos dimos cuenta que él seleccionaba los proyectos y él también nos entregó el premio”, narra el profesor.

Si enseñar ciencias a adolescentes en el aula es una tarea titánica, impulsarlos a que dediquen su tiempo libre es más meritorio, pero una vez que el joven descubre su habilidad se le abre un mundo de posibilidades que difícilmente lo abandonarán en su vida. Esta tarea es la que realizan en los profesores del club Juan García Ramírez, Rafael García Ramírez, Martín Cruz Gómez y Luis Fernando Hernández Velasco.

“La ciencia es difícil, pero muy agradable, es como cuando a la gente no le gusta leer, una vez que aprendes lo que es un libro, no lo vas a quitar de ahí. Esto es parte de una formación integral, es parte de un esfuerzo muy especial para que los jóvenes se interesen por la ciencia, pero sobre todo que entiendan que ellos son los dueños de su futuro, que su familia son sus compañeros, que la escuela es el medio y los demás los podemos acompañar en este camino”.

Artículo anteriorDictamen de admisión 2019 B solo será digital
Artículo siguienteSemestre base para nivelar conocimientos de admitidos