Ámame por días

/

Ámame por días, por litros o por kilos.
Ámame con la tersura que despide la primavera al invierno:
suave, enviando palomas, pintando de verde la punta de los árboles.
No me ames sin medida,
que sea lo suficiente para quedar saturado de ti sin desperdicio alguno:
un vaso lleno sin derrame.
En mi cuerpo habita la muerte y no quiero
compartir con ella nada de ti.
Ella se bebe la vida pero nunca podrá
arrancar de mi piel el calor de tu voz o la tibieza de tus manos.
Ámame con tus ojos porque mis horas están contadas;
uno o cien días qué importa si voy ahogado en ti
y no de esa maldita que a diario me palpa las tripas con sus moradas manos.

Acerca del autor

Salvador Encarnación
Zacoalco de Torres, 1960. Es autor de Elías Nandino revisitado, Diálogos y Los famosos equipales de Zacoalco. Es coautor de Ver y contar. Por el sur de Jalisco. Es profesor de la Escuela preparatoria regional de Zacoalco de Torres, de la UdeG.

Comentar

4 Comentarios

Comments are closed.

Más poesías