Alan Julián Magaña Almaral

218

Alan Julián Magaña Almaral, alumno de décimo semestre de la licenciatura en gestión y economía ambiental, en el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), por su trayectoria humanística fue acreedor al Premio Estatal de la Juventud 2015, que consta de 40 mil pesos y una estatuilla del escultor Sergio Bustamante. La ceremonia de premiación tuvo lugar en las instalaciones de Palacio de Gobierno, el 3 de septiembre.

Julián Magaña planeó, junto con un grupo de amigos, constituir la asociación civil Superación y Conciencia, compuesta por jóvenes entre los 20 y 25 años preocupados por promover el desarrollo social sustentable y económico de los ciudadanos. A través de esta organización ha generado diversos proyectos enfocados a personas que viven en condiciones vulnerables, como el programa Por una Seguridad Alimentaria 2014, que cuenta con dos comedores en los municipios de Guadalajara y Zapopan, específicamente en las colonia Ferrocarril y en San Esteban, que se encuentran dentro de los polígonos identificados como de alta marginación por la Cruzada Nacional contra el Hambre.

Estos comedores comunitarios ganaron un concurso para obtener recursos, en 2014, por parte de gobierno del estado, a través de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social, “lo que permite comprar comida e instalar los comedores, que constan de sillas, mesas y cocina”.

¿Cuántas personas integran la asociación civil?
Somos ocho jóvenes. Cuatro de ellos también estudian en CUCEA: César Cázares, Arturo Preciado Marín, José Alberto Ramos y Efrén de la Cerda Valdez.

¿Cuántos son los beneficiados en estos comedores y cuáles han sido sus logros principales?
Cada comedor comunitario proporciona alimentación a 120 niños, cuarenta personas de la tercera edad y 40 madres solteras. Específicamente los niños presentaban cuadros de desnutrición moderada antes de que se les proporcionara alimentación. Después de un año ésta se había convertido en leve. En los comedores damos una comida fuerte al día, que consta de colación, verdura, fruta y una porción de proteína. Los comedores están abiertos de lunes a viernes, de las 13:00 a 16:00 horas.

¿Cuáles son algunas de las próximas metas a alcanzar en lo que se refiere al proyecto de los comedores?
Luego queremos que las madres de familia se involucren en proyectos productivos, que trabajen en una cooperativa, para que generen ingresos que les permitan mantener a sus hijos. Una idea es que aprendan a hacer salsa dulce de tomate. Habría que ver la viabilidad que tiene para que ellas puedan comercializarla. Hay que propiciar que las personas trabajen de manera que puedan ser autosuficientes. Es bueno mitigar y paliar las necesidades de las personas, pero hay que contribuir a que salgan de la pobreza.

¿En qué otras actividades está involucrada la asociación civil?
También hemos ido a diferentes colonias de la ciudad a capacitar a las personas en cuestiones de nutrición. Les damos claves para tener en su mesa una comida barata y nutritiva, en lugar de tacos y refrescos. Además hemos participado en campañas de reforestación y organizado torneos de futbol en parques, entre otras actividades.

En lo personal, ¿qué proyecto de vida tienes?
Me apasiona solucionar problemas ambientales. Me gustaría abrir una consultoría ambiental para empresas, en lo que respecta al ámbito laboral, pero además quiero continuar dentro del activismo social.