Agua para todo el año

87

Los problemas de falta de agua y alimentos provocados por la sequía que padecen los habitantes de más 20 estados en México, podrían ser solucionados por medio de la captación y aprovechamiento del agua de lluvia.
De acuerdo con el doctor Manuel Anaya, presidente del Centro Internacional de Demostración y Capacitación en Aprovechamiento del Agua de Lluvia (Cidecalli), si es almacenada el agua de las pocas lluvias que caen en los estados del norte del país, podrían los habitantes tener agua para su consumo durante las temporadas secas, que pueden llegar a ser de hasta ocho meses en el año.
Desde hace algunos años, el doctor Anaya ha hecho énfasis en la necesidad de aprovechar las precipitaciones pluviales, las que podrían abastecer durante un año hasta 15 millones de personas que no tienen acceso al agua entubada, con la captación de sólo el tres por ciento del agua de lluvia en el país.
“En México tenemos una cantidad de lluvia equivalente a mil 500 kilómetros cúbicos de agua. La mayor parte de esa agua va al mar, los ríos, las lagunas, los acuíferos y sólo una cantidad insignificante es captada y aprovechada”.
Advirtió que la falta de acceso al agua potable no es un problema exclusivo de estados áridos, ya que en Veracruz uno de los estados que registran mayor precipitación (dos mil litros por metro cuadrado al año), es también el estado que tiene la mayor cantidad de viviendas sin acceso al agua entubada.
El Cidecalli ha alertado a legisladores y administradores en materia ambiental, sobre la necesidad de la creación de un programa nacional de captación y aprovechamiento de agua de lluvia, con la finalidad de promover que cada estado utilice este recurso natural.
“Esto es algo que puede lograrse con decisión y voluntad política, participación de la comunidad, fuentes de financiamiento, capacitación y concientización, así como el establecimiento de programas piloto para que la gente vea la bondad de aprovechar el agua de lluvia”.
El agua de lluvia requiere de un mínimo tratamiento para que pueda ser consumida. El Cidecalli trabaja en la posibilidad de agregarle fluor para evitar caries, y ácido fólico como nutriente en comunidades marginadas.

Captación y usos
Esta práctica es realizada principalmente en estados como Oaxaca, Estado de México y Michoacán, con programas piloto que en su mayoría han sido exitosos.
El proyecto más importante –dijo el doctor Manuel Anaya– es el implementado en el municipio San Felipe del Progreso, en el Estado de México, donde no sólo captaron y potabilizaron agua de lluvia, sino que también la purificaron y envasaron para consumo humano, con lo que México se convirtió en el primer país en el mundo en purificar y envasar agua de lluvia.
El agua captada puede ser utilizada para actividades cotidianas en el hogar, consumo animal, riego de invernaderos y en cultivos, bajo condiciones de temporal.

Obstáculos
La falta de recursos económicos y de capacitación a los profesionales en este tema, son los principales obstáculos, de acuerdo con la doctora Ana Isabel Ramírez Quintana, profesora investigadora del Departamento de Ciencias Ambientales, del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, de la UdeG.
“Hace falta que estemos más involucrados en el tema de la captación de agua y sobre todo que fomentemos entre los habitantes, la apreciación de este recurso tan indispensable, porque los recursos son pocos y destinados a muchos fines”.