Abren el primer museo del escritor

324

En una casa pequeña de la ciudad de México fue inaugurado hace unas semanas el primer museo del Escritor.
La muestra montada en un espacio pequeño ubicado en la colonia Narvarte, reúne fotografías, caricaturas y grabados de escritores famosos, así como objetos pertenecientes a literatos relevantes (plumas, máquinas de escribir, lentes y cartas).
En las paredes cuelgan imágenes de Mario Benedetti, Octavio Paz o Carlos Fuentes. En las vitrinas se ven ediciones de Édgar Allan Poe, Gabriel García Márquez, José Saramago, Alejo Carpentier, Evtushenko, Isidro Fabela, Juan Rulfo, Juan José Arreola, Rafael Solana, César Vallejo, José Revueltas, José Emilio Pacheco, Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska.
René Avilés Fabila, escritor y periodista mexicano, contó que desde hace tiempo tenía la idea de inaugurar un recinto que promoviera la creación, investigación y difusión de la literatura, ante las malas administraciones culturales de Vicente Fox y Felipe Calderón.
De esta manera un grupo de escritores, pintores y artistas plásticos se reunió con el apoyo de la Fundación René Avilés para hacer el único museo del Escritor que existe en el país, con la idea de realizar presentaciones, publicaciones, mesas redondas, conferencias, cursos y talleres para jóvenes.
Avilés Fabila, colaborador de distintos periódicos y suplementos culturales nacionales e internacionales, y que dirigió el suplemento El búho, además de profesor en la Universidad Autónoma Metropolitana y en la UNAM, dijo que la fundación que lleva su nombre efectuará actividades en los estados, y colaborará con la Universidad de Guadalajara y la Universidad de Puebla.
Anunció la creación del Centro de Escritores Rafael Solana, que otorgará becas a narradores menores de 30 años; dará impulso a la biblioteca Juan José Arreola, que cuenta con un acervo de más de 15 mil libros, principalmente de literatura mexicana; convocará a concursos anuales de cuento, poesía y viñeta o dibujo.
Adelantó que la fundación en 2008 recordará la matanza de Tlatelolco, a 40 años de la misma, con una serie de mesas redondas, conferencias y la publicación de una antología sobre el tema.