A vuelta de rueda

376

Cuando hablamos de movilidad en una ciudad caótica en sus desplazamientos diarios, vemos lo que llamamos “ritmos urbanos”, caracterizados por una apretada distribución de los tiempos y por la disponibilidad permanente de cambios en el ritmo de la sociedad, lo que impacta en su calidad de vida. Los Juegos Panamericanos, las Fiestas de Octubre y la romería, afectarán a dichas prácticas.
La movilidad se ejerce a diferentes escalas en tiempo y en espacio. A la escala de tiempo, los viajes diarios por trabajo (viajes pendulares) representan 42.3 por ciento de los desplazamientos; los escolares, 24.5 por ciento y otros, 33.2 por ciento. Estos son los viajes semanales para hacer compras y cuestiones de ocio, los que se verían también afectados; y por último, los ritmos en que entran los eventos, vacaciones y demás aspectos.
Comprender mejor la evolución de los ritmos urbanos y apreciar su impacto en los desplazamientos de la población, nos permite conocer los escenarios que se presentan y conocer si las medidas tomadas de suspender algunas actividades escolares remedian o no los efectos que vamos a vivir en estos días, puesto que representan menos de 24.5 por ciento.
Los volúmenes diarios de viajes por persona en la microzona de El Bajío, crean un verdadero caos vehicular. Este polo atrae y genera diariamente de 40 mil a 60 mil viajes persona/día (VPD). Los nuevos viajes que se generarán, atraerán mayor movilidad, suponiendo que habitarán las villas seis mil 608 personas (capacidad máxima de aquellas). A ello habrá que agregar 776 personas de servicio o que participen allí, lo que incrementará fuertemente el número de viajes diarios, con un promedio de 18 mil 312 VPD (2.48 viajes per cápita).
Las vialidades consignadas a contener un carril exclusivo o preferencial, son vialidades que por sí mismas soportan diariamente de 15 mil a 45 mil VPD en cada sentido. Si actualmente son vialidades saturadas a toda hora del día, con el incremento de viajes esperados (de acuerdo con capacidades de las sedes), estaríamos hablando de que se sumarían 90 mil viajes de los espectadores. Esto daría un promedio de 2.48 viajes per cápita, que sumados serían 223 mil 200 VPD, repartidos principalmente en estas vialidades.
En otro lado están los espectadores de los eventos en sedes con mayor capacidad y próximas a las villas, estimados en 45 mil. Para albergar estos viajes generados necesitaríamos aproximadamente dos mil 250 autobuses o más de 22 mil 500 vehículos diarios, duplicando turnos.
En el mejor escenario y conociendo que todos tienen que llegar al mismo tiempo y que nuestras vialidades no pueden incrementar su capacidad, tendremos colas de dos a tres kilómetros, a pesar del carril exclusivo o preferencial.
Los tiempos y kilómetros de recorrido que los atletas harán de las villas a las sedes, varían de dos kilómetros (que es la sede más cercana dentro de la ZMG) a 22 kilómetros la más retirada. En promedio son 15 kilómetros, que según los cálculos y las vialidades a atravesar, se requerirán más de 40 minutos de recorrido.
Un ejemplo, el estadio Omnilife cuenta con capacidad de 45,000 espectadores y se ubica a dos kilómetros de las villas. Sus itinerarios de llegada son a través de dos vialidades regionales: Periférico (carril preferencial), cuyo volumen diario de viajes es de 17 mil a 25 mil VPD por sentido y, Vallarta (tramo exclusivo), con una carga de 40 mil VPD por sentido. A ello tendremos que sumar los viajes de los espectadores. Estas dos vialidades es preferible evitarlas.
Las diversas acciones establecidas en los Panamericanos afectan el ritmo urbano de la población, por lo que es necesario definir y aplicar políticas para la gestión de los tiempos, y los nuevos espacios de atracción, que sean capaces de combinar la calidad de vida para todos y el respeto al equilibrio económico, ecológico y social y no únicamente dar respuestas para los momentos de las justas deportivas.
Hay que tomar nuestras precauciones y tener otras alternativas de desplazamiento y atender a que si la velocidad promedio de circulación era de 19 kilómetros por hora, ahora se reducirá más: a “10 kilómetros por hora”.