Vagones separados

    294

    En el marco del Día internacional de la mujer, en nuestra ciudad se decidió implementar una nueva norma en el transporte público. Ahora hombres y mujeres tendremos que viajar por separado, supuestamente para evitar acoso, tocamientos, entre otras situaciones a las que como mujeres estamos expuestas.
    Sin embargo, esta medida no detiene ni disminuye las situaciones de acoso y abuso por las que hombres y mujeres pasamos todos los días. Al contrario, es retroceder en el progreso, para caer en prácticas discriminatorias y fomentar la desunión y lucha entre géneros que por muchos años ha entorpecido el desarrollo de los seres humanos.
    La raíz de este problema se encuentra en la educación y no en el transporte público, que aunque en la ruta 380 dicha medida ha dado buenos resultados, no es razón para implementarla en el resto de la cuidad. Nuevamente somos nosotras las que tenemos que acatar las disposiciones de los “expertos”, que tal vez nunca han utilizado el trasporte público.