Una pizca de azar

    358

    La memoria es el tema central de Whatever works, exposición de 13 artistas contemporáneos exhibida en el Laboratorio de Arte Jorge Martínez y que fue resultado de un taller con Ilán Lieberman.
    Ilán Lieberman es maestro de la Escuela Nacional de Pintura y Grabado La Esmeralda y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Ha presentado sus obras en París, Nueva York, Viena, Bruselas, Amsterdam, además de la Ciudad de México y el Distrito Federal.
    El taller, que tuvo lugar en julio, durante una semana, tuvo como objetivo crear un mayor conocimiento y reflexión sobre el trabajo artístico de los participantes, con la intención de lograr una mejor inserción de sus obras.
    “Whatever works pretende enfatizar sobre el ejercicio del azar que representa hurgar en la memoria. Abarca acontecimientos significativos que moldean destinos. Se trabajó a partir de circunstancias, situaciones o condiciones que de alguna manera influyen en los expositores. La exposición fue resultado de un activo trabajo”, explicó Viridiana Salas Mayagoitia, directora del Laboratorio de Arte Jorge Martínez.
    Ilán Lieberman consideró que en la exposición del tema de la memoria se tratan tres subtemas: la memoria en sí, el ser y el tiempo.

    Memoria
    “La memoria es la parte con la que nos quedamos de la realidad, según nuestros filtros. Estos los vamos adquiriendo en base a la experiencia, al aprendizaje”, afirmó Raúl Rebolledo, cuya obra sin título consta de una placa de latón pulida con grabados. Cuando alguien se para frente a ésta puede ver cómo se diluye su reflejo ante el significado de la memoria.
    Rebolledo ha participado en ocho exposiciones colectivas y tres individuales, en distintas galerías de Jalisco y Distrito Federal.
    La obra de Karian Amaya es una instalación compuesta por un foco que ilumina la cadena que sirve para apagarlo y encenderlo. Es títulada “We see what we want to see”. La obra trata el tema de lo que significa elegir. La bombilla tiene que ver con la memoria, que puede apagarse en cualquier instante”.
    Karian Amaya ha participado en tres exposiciones individuales y 10 colectivas, en Guadalajara, San Luis Potosí y Chihuahua.
    “Efluvios” es la obra de Metztli Cerda, un archivero en el que pueden encontrarse clasificados distintos aromas por escrito y dentro de los cajoncitos los recuerdos que despiertan. La artista hizo una encuesta a cerca de 100 personas, para averiguar cuáles recuerdos les despertaban distintos olores. La obra es interactiva. La artista ha participado en ocho exposiciones colectivas en San Luis Potosí y Guadalajara.
    La memoria en sí es tratada por Javier M. Rodríguez, con una impresión inkjet sobre papel de algodón, sin título; Claudia Latisnere, con PS texto, una impresión digital; Luis Huerta, con “Síntoma”, impresión inkjet sobre papel fotográfico; Saúl Becerra, con “Prosopagnosia”, retrato hablado y Mario Navarro, con una obra sin título, intervención impresa sobre revista antigua.

    Ser y el tiempo
    La memoria para Ricardo Guzmán está influenciada por lo que vive y cómo lo percibe. No es un sitio del pasado, sino una interpretación del mismo a partir del presente. “El pasado se escribe como uno lo quiere realmente”. El fotógrafo y artista participó con “Autorretrato a los 6”, formada por seis dibujos. “Uno de ellos en tinta sobre papel, de mí mismo, a la edad de seis años. Las piezas que complementan la obra son reproducciones de los dibujos que hacía a esa edad, en crayón, grafito y lápiz de color”. La obra trata sobre el ejercicio de la memoria que representa lo que hacía, pero ahora con una intención artística.
    Guzmán ha participado en exposiciones en galerías de México, Argentina, Estados Unidos y Cuba. Ser artista para él es una vocación que se adquiere, ya que no se nace con ésta. “Después de tratar de entender mis dibujos, me di cuenta que no tenía talento innato para dibujar. Deduje que la vocación hacia el arte proviene de los nutrimentos que uno recibe desde la infancia. En mi caso, mi madre acostumbraba leerme poesía”. La producción de Guzmán es diversa: abarca dibujo, video y fotografía.
    Adrián S. Bará trata el tiempo en relación con la memoria. Expone “Pasado, presente y futuro”, un video digital, en el que el artista hace una simulación del tiempo real. Ilán Lieberman asegura que esta obra “nos hace reflexionar sobre la ilusión de lo que significan tanto el pasado como el futuro, creando una pieza en el ‘eterno’ presente”.
    Otros expositores que tratan el tema del ser a partir de la memoria, son Alberto Corcuera, con “Shame block”, en técnica mixta, concreto azul y pantalón; Wandu, con “I am”, compuesta por 10 imágenes, y Orlando Torres Canela, con “Erase and rewind”, una impresión fotográfica sobre tela.
    La exposición estará abierta hasta el 26 de noviembre. Los interesados pueden verla de lunes a viernes, de las 10:00 a las 19:00 horas y los sábados y domingos, de las 10:00 hasta las 14:00 horas.