Un gobierno sin oportunidades para la juventud

    374

    Es hora del cuarto informe de gobierno y para la juventud jalisciense aún no hay oportunidades concretas de desarrollo en materia cultural, educativa y laboral.
    El poder ejecutivo ha dejado desprotegidos estos ámbitos de relevancia no solo para el sector estudiantil, sino para miles de jóvenes que no han podido ingresar a la educación media o superior. El mejor ejemplo lo encontramos en la postura del gobernador para no otorgar más recursos a la UdeG en el presupuesto de egresos de 2005, aprobado en diciembre pasado.
    El ejecutivo consideró que la Universidad disponía de recursos suficientes, sin tomar en cuenta el rezago educativo existente ni cómo afecta a las familias jaliscienses el que sus hijos queden fuera de las aulas universitarias, tal como lo muestran los resultados de primer ingreso publicados en este calendario: a pesar de los esfuerzos es necesario apresurar la construcción de nuevas escuelas preparatorias en la zona metropolitana y el interior del estado.
    De acuerdo con las estadísticas, en los últimos meses los índices de empleo no han representado espacios de trabajo suficientes y bien remunerados para la cantidad de estudiantes que egresan de las aulas universitarias.
    Tan solo en diciembre, según reportes del IMSS, se perdieron ocho mil 164 plazas formales. Por este motivo el Centro empresarial de Jalisco tuvo que reducir sus expectativas de empleo para este año: de 30 a 35 mil puestos que había considerado, cuando mucho surgirán 25 mil, es decir, que el panorama es el mismo de 2004.
    Más preocupante aún son las declaraciones vertidas por el titular del Centro empresarial de Jalisco, Juan José Frangie, quien ha dicho que incluso cumplir con esta meta será difícil. La situación es alarmante si pensamos que Jalisco necesita generar 60 mil empleos anuales.
    En su crítica a la administración estatal, Frangie afirmó: los jaliscienses “no tenemos un estado promotor de la economía. Tenemos un estado político que toma sus decisiones con tintes políticos”.
    Desde que Ramírez Acuña entró en funciones solo se han creado 10 mil 105 nuevos empleos. Un déficit de 270 mil empleos en estos cuatro años de gobierno.
    En lo tocante a la cultura, recordemos que el gobernador propuso una reducción del 12 por ciento del presupuesto destinado a este rubro en 2004. Fue gracias a la labor del legislativo que en la reasignación del presupuesto, la Secretaría de Cultura recibió un millón de pesos.
    Ante un panorama tan poco alentador como este, la Federación de Estudiantes Universitarios exhorta al ejecutivo a reorientar sus prioridades, escuchar a la ciudadanía e implementar acciones al respecto, para que no solo en 2006 se concluyan obras, y en cambio la sociedad jalisciense cuente con más y mejores espacios de desarrollo y crecimiento laboral.

    Carlos Corona,
    presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios.

    íngeles Arredondo,
    comunicación social.