Un estallido llamado The National

    319

    Cuando se escucha Trouble will find me, el nuevo álbum de The National, inmediatamente puede sentirse un nuevo arranque en la agrupación, un carácter que recoge la experiencia de discos pasados, pero que despunta con un aire renovador, especialmente atento a lo que sucede en el entorno de este quinteto formado en Brooklyn, Nueva York.
    Asociados al revival post punk de principios de este siglo, The National ha construido una carrera que inició sigilosa, con un estilo que une la música americana, los destellos de country-rock y algunos coqueteos con el sadcore; sin embargo, el grupo alcanzó personalidad gradualmente, hasta llegar a generar un sonido que tiene como fundamento el rock de primera confección, siempre acompañado por las melodías acústicas, con un toque hondo, especialmente reconocido por la voz de Matt Beringer, un barítono que imprime fortaleza a las canciones de The National.
    Trouble will find me es un disco que rinde honor a su nombre, que se bifurca por distintos caminos hasta llegar a coincidir en una ruta de elevación a las emociones más puras. En esta grabación, inmersa en arreglos musicales que la enriquecen (sintetizadores y guitarras acústicas como protagonistas), The National asegura uno de los momentos más importantes en su trayectoria. High Violet, la anterior producción del grupo, fue decisiva para la elaboración de estas nuevas canciones que muestran un lado sosegado e introspectivo y, al mismo tiempo, en una catarsis violenta, simbolizan un estallido que tiene como mejor ejemplo los temas “Don´t swallow the cup”, “Sea of love”, “This is the last time” y “Graceless”.