Turismo sin bienestar

    165

    Los Cabos y Cancún tienen mejores indicadores de bienestar que Puerto Vallarta, a la que le seguiría Mazatlán y Acapulco, afirmó Pablo Sandoval Cabrera, investigador del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA), al dar a conocer los pormenores de una investigación comparativa enfocada en niveles de bienestar y competitividad de esos cinco destinos turísticos.

    Especificó que en términos de mortalidad, el indicador más alto de los cinco lo tiene Puerto Vallarta.

    En cuanto al índice de participación política, posee el segundo lugar entre los peores, ya que es muy baja; en cuanto al índice de salud con inclusión de género, ocupa el último lugar, de tomar en cuenta el acceso que tienen las mujeres comparativamente con los hombres.

    Detalló que al medir los ingresos en términos reales, es decir, tomando en cuenta la capacidad de compra, Puerto Vallarta ocupa el cuarto lugar. Está por debajo de Los Cabos, Cancún, Mazatlán y solamente por encima de Acapulco. En cuanto a los sueldos, son mejores en otros destinos, como Cancún, Los Cabos y Mazatlán.

    De acuerdo a datos de 2010, en Puerto Vallarta, más del 69.64 por ciento de la población tiene por lo menos una carencia, ya sea el poco acceso a un servicio de salud de calidad, a educación, a empleo, a ingresos bien pagados y servicios básicos, entre otros. Mientras que, por ejemplo, en Cancún está en la misma situación el 45 por ciento de la población.

    Desigual distribución del ingreso
    En cuanto a la distribución del ingreso, Puerto Vallarta es el más desigual de los cinco destinos mencionados. Las personas que ganan menos de una línea de bienestar básica, es decir, ingresos que permitan solventar las necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda, son el 56 por ciento de la población. En cambio en Cancún son el 11.9 por ciento de la población y en Los Cabos, 31; Mazatlán, 38.7 y Acapulco, 55.8.

    En niveles de pobreza, puede decirse que en Puerto Vallarta por cada 100 personas que no están en condiciones de vulnerabilidad, hay 14 pobres extremos.

    Los resultados llaman la atención, ya que Puerto Vallarta se caracteriza por tener turismo con capacidad adquisitiva y se esperaría que no hubiera pobreza extrema. Sin embargo, sí la hay, lamentó el investigador. “Desafortunadamente la imagen que se tiene de Puerto Vallarta como un destino boyante y altamente dinámico, no está en las mejores condiciones de bienestar”.

    Competitividad y bienestar
    El investigador también aseveró que la competitividad es un medio para que las personas incrementen sus niveles de bienestar, pero a su vez, tener altos niveles de bienestar se convierte en un conjunto de condiciones que hacen más competitivo un destino turístico.

    “La gente acude a destinos donde hay mayor cohesión social, infraestructura, donde no existen niveles altos de pobreza, donde hay seguridad, donde las instituciones funcionan eficientemente, hay responsabilidad en términos ambientales y de educación de la población. Todo esto contribuye a hacer el destino atractivo y competitivo, comparativamente con otros. Puerto Vallarta podría estar en mejores condiciones como destino turístico”.

    El investigador externó que han existido errores en el diseño y aplicación de políticas públicas en Puerto Vallarta, lo que ha incidido en la competitividad como destino turístico. “Los atractivos naturales de este destino y de paisaje se han visto deteriorados por la permisidad de las administraciones en cuanto al crecimiento del sector inmobiliario de manera desordenada”.

    En un contexto de mayor competencia global es importante que las regiones, ciudades y destinos turísticos sepan que la competitividad tiene que ir vinculada con el bienestar Entonces deben realizarse cambios estructurales, impulsar políticas públicas, el emprendurismo, vincularse a los flujos globales de comercio y finanzas, pero tomando en cuenta que una condición para ser competitivo es que haya calidad de vida de la población. La competitividad tiene sentido en la medida que se convierte en un medio para que la gente que habita estas regiones goce de mejores condiciones de vida.