Salud con ética

    1083

    El bioderecho y la bioética son dos áreas de formación fundamentales en el ámbito de la investigación, considera Eduardo Osuna Carrillo de Albornoz, miembro del Centro de Estudios en Bioderecho, Ética y Salud, de la Universidad de Murcia, en España, y quien impartió en días pasados la conferencia “La toma de decisiones en el ámbito sanitario: desde el paternalismo médico a la autonomía del paciente”, en el Centro Universitario de la Costa (CUCosta), en el marco de un trabajo de colaboración científica y de asesoramiento entre ambas instituciones.

    En entrevista refirió que tanto profesionales sanitarios como investigadores, deben considerar a la ética como un ejercicio de reflexión previa a su quehacer, el cual les permitirá prevenir problemas.

    Recalcó que el tema de la bioética es trascendental en el ámbito del conocimiento. “Conflictos que surgen a nivel social o a nivel de los profesionales son de alguna manera fruto de una falta de reflexión ética. En muchas ocasiones la sociedad carece de capacidad de reflexión y en ese sentido debemos entender la ética como una disciplina que ayuda a esta reflexión, particularmente a la previa a un conflicto. La ética se encarga de realizar una reflexión adecuada para que la actuación de ciudadanos y profesionales se lleve a cabo sin afectar la justicia, autonomía, no maleficencia, y beneficencia, principios de la ética”.

    ¿Cómo califica la labor de los comités de bioética en México?
    Conozco que se está llevando a cabo un trabajo sumamente interesante y que diversas universidades de México están desarrollándose en comités de ética de investigación. Ese precisamente es el objetivo de este trabajo colaborativo: formar, capacitar y conocer cuál es el papel que deben realizar los comités de ética e investigación.

    ¿Qué papel juegan las universidades en la creación de estos comités?
    Su rol es fundamental. Las universidades hacen investigación y generan conocimiento a través de la investigación, por lo que están obligadas a llevar a cabo proyectos conforme a requerimientos éticos. Por eso el papel del Comité de Ética e Investigación en las universidades, asesora, ayuda y acompaña al investigador para que su proyecto se lleve a cabo dentro de los márgenes aceptados por la comunidad científica. Cuando se desarrolla un proyecto de investigación, los resultados son divulgados en la comunidad científica o sociedad. Cuando la primera solicita resultados, será a través de publicaciones y para ello requieren la aprobación de un comité de ética en investigación. De ahí la trascendencia de que las instituciones de educación tengan un organismo que acompañe a los investigadores y que no tengan un papel limitante o prohibitivo. 

    ¿De qué manera actúan los comités de ética asistenciales cuando existen conflictos que involucran a pacientes?
    Estos ayudan a paliar los conflictos derivados de que el paciente considere que el tratamiento se ha llevado de una manera equivocada, que la atención sanitaria no ha sido la adecuada o que ha habido una presunta mala práctica médica. Su papel será de moderador y mediador del conflicto, previo a una judicialización de la situación. También adoptarán medidas para prevenir situaciones de mala práxis. Es fundamental que los estudiantes conozcan estos aspectos y adquieran conocimiento en su tiempo de formación universitaria, así como habilidades de comunicación. Muchas veces olvidamos que la medicina es mucho más que la aplicación de una terapia. La comunicación verbal y no verbal con los pacientes es una magnífica herramienta. Una mirada, un gesto de acompañamiento, una sonrisa, es una medida mucho más eficaz que la administración de un medicamento. Son medidas de soporte y complementarias. La comunicación también es terapia y debe acompañar al médico. Por eso se deben incluir en los planes de estudio cuestiones para propiciar la buena relación entre profesionales de la salud y pacientes.